Baerbock pide que se reconozcan los derechos de las mujeres en Irán

La ministra de Asuntos Exteriores advierte tras la muerte de una joven de 22 años bajo custodia policial: "Si las mujeres no están seguras, nadie está seguro en una sociedad".

Baerbock fordert Anerkennung von Frauenrechten im Iran
picture alliance/dpa

Nueva York/Teherán (dpa)- La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, ha pedido al Gobierno iraní que reconozca los derechos de las mujeres como derechos humanos, tras la muerte de una joven de 22 años bajo custodia policial. "Las mujeres que ahora salen a la calle en Irán exigen la libertad de expresarse, y de hacerlo sin tener que temer por su vida", declaró la ministra a la Deutsche Presse-Agentur al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Baerbock añadió: "Deben ser escuchadas. Porque estas mujeres exigen los derechos que les corresponden a todos los seres humanos, nada más que sus irrefutables derechos humanos".

"Este mensaje debe llegar por fin a todos los responsables", continuó la ministra, dirigiéndose al gobierno de Teherán. Comentó que le preguntan una y otra vez qué significa la política exterior feminista y por qué es importante. "La muerte de Mahsa Amini ilustra esto de forma terriblemente trágica: Si las mujeres no están seguras, nadie está seguro en una sociedad".

Sólo en la capital iraní, Teherán, miles de personas se habían reunido el lunes por la noche para denunciar la muerte de Amini y exigir su esclarecimiento. Las fuerzas de seguridad detuvieron a numerosos manifestantes, según informaron las agencias de noticias iraníes Isna y Fars. El martes por la tarde, la gente volvió a salir a la calle. También se produjeron manifestaciones en ciudades europeas como Berlín.

 La joven había sido detenida el martes de la semana pasada por la policía de moralidad y religión debido a su "atuendo no islámico". Lo que ocurrió exactamente después no está claro. Amini entró en coma y murió en el hospital el viernes. Según la policía, la joven tenía problemas de corazón y se había desmayado en la comisaría.