Los derechos humanos en el lugar de trabajo

Cómo empresas alemanas asumen en todo el mundo responsabilidad por los seres humanos y el medio ambiente. 

Plan Nacional de Acción de Empresas y Derechos Humanos: condiciones de trabajo justas son un derecho humano.
Condiciones de trabajo justas son un derecho humano. dpa

Alemania. Que los seres humanos puedan vivir dignamente y sean respetados sus derechos humanos depende en gran medida de bajo qué condiciones trabajan. ¿Alcanza el sueldo para alimentar a la familia?, ¿están protegidos de tóxicos y otros peligros, violencia y explotación?, ¿existen sindicatos que defiendan los derechos de los trabajadores? De ello son responsables no solo los Gobiernos, sino también las empresas que operan a nivel internacional. En diciembre de 2016, el Gobierno alemán aprobó un Plan de Acción.

¿Qué es el Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos (NAP)?

Empresas alemanas deben obligarse a observar los estándares laborales y sociales, cuidar el medio ambiente y operar en forma sostenible, tanto en sus sedes en el país y el exterior como a lo largo de toda la cadena de proveedores y creación de valor. Con ello, Alemania adopta los Principios Rectores sobre la Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En el sentido de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con el NAP, Alemania realiza un aporte en todo el mundo a la salvaguardia de los derechos humanos y la conformación social de la globalización.

¿Cuál es el objetivo?

Hasta 2020, por lo menos el 50 por ciento de todas empresas con sede en Alemania con más de 500 empleados deben implementar los principios rectores RSC. Parte de ello es que describan en un Informe de Sostenibilidad su compromiso con la protección ambiental, los derechos humanos y la lucha contra la corrupción.

¿Qué significa RSC?

Es la sigla de “responsabilidad social corporativa”, es decir, la contribución de las empresas a mejores condiciones sociales, económicas y ambientales.

¿Existen ya ejemplos positivos?

Sí. Numerosos “actores globales” con sede en Alemania, pero también empresas medias, han desarrollado estándares de RSC. Proyectos con carácter modelo son presentados en las páginas de internet Global Compact Netzwerk Deutschland y CSR Germany. Tres ejemplos:
 

  • Contra el trabajo infantil
    El grupo químico y farmacéutico Merck implementa en la India un proyecto contra el trabajo infantil en las minas de mica. Ese mineral se usa para la producción de pigmentos. El trabajo infantil en las minas es común, debido a la pobreza. Merck trabaja ahora solo con proveedores que respetan los estándares laborales y sociales y creó también mecanismos de control. Además, la empresa financia escuelas y un centro de salud, ayudando a mejorar así las condiciones de vida de los seres humanos en la minería de mica.
  • Por condiciones de trabajo justas
    Muchos artículos de la cadena de venta al por menor Tchibo son fabricados por empresas en el sudeste de Asia. Con el programa “Worldwide Enhancement of Social Quality” se aspira a lograr sueldos justos, protección laboral y libertad de reunión para el personal. La empresa apuesta por el diálogo entre todos los actores. También creó un código de comportamiento y un programa de capacitación para proveedores e introdujo posibilidades de diálogo y participación para el personal.
  • Perspectivas para la juventud
    La empresa Grohe, que fabrica accesorios sanitarios, fue una de las empresas distinguidas en 2017 con el Premio RSC del Gobierno alemán. En su estrategia de sostenibilidad, la empresa se obligó a proteger el agua como recurso natural. Además, lleva a cabo en la India un proyecto a favor de niños que viven en la calle: en la Grohe Jal Academy, en Mumbai, son capacitados como fontaneros. Con esos conocimientos técnicos realizan un aporte a la protección del agua corriente y la higiene, a la vez que están en condiciones de ganarse su sustento.

Más información: Plan Nacional de Acción de Empresas y Derechos Humanos

Día de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 2017

© www.deutschland.de