¡Amal, Berlín!: Refugiados escriben sobre Berlín y Alemania.

¡Amal, Berlín!: Refugiados escriben sobre Berlín y Alemania.

 

 

Alemania. ¿Cómo hacer para que empresas que buscan aprendices y refugiados que buscan trabajo se encuentren entre sí? ¿Por qué es importante en Alemania el tema del matrimonio homosexual? ¿Y por qué están los berlineses tan fascinados con los osos panda que llegaron al Zoológico de Berlín en julio de 2017? A esas y otras preguntas responden los ocho periodistas de “Amal, Berlín!” desde marzo de 2017 en la nueva página web amalberlin.de. La página se dirige principalmente a refugiados que acaban de llegar a la capital alemana. En amalberlin.de pueden informarse en árabe, farsi, darí y alemán sobre qué pasa en Berlín y sobre qué se habla actualmente en Alemania.

“Amal” significa “esperanza”. Y la esperanza es lo que inspira también al proyecto. Los periodistas de “¡Amal, Berlín!” huyeron ellos mismos hace algunos años de Siria, Afganistán, Irán y Egipto. Saben cuán difícil es orientarse en un nuevo país y una nueva ciudad. La página web “¡Amal, Berlín!” aspira facilitar un nuevo comienzo a los recién llegados, ayudarlos a adaptarse y alentarlos a comprometerse con su entorno en su nueva patria.

Otro acceso

En Alemania surgieron en los últimos años numerosas iniciativas que ofrecen en árabe información para refugiados sobre determinados temas, tales como sexualidad o el sistema político alemán. Los periodistas de “¡Amal, Berlín!” eligieron otro acceso: “Queremos informar simplemente como periodistas y no tanto explicar”, dice Julia Gerlach, fundadora de la página web, que fue corresponsal en El Cairo e informó sobre el mundo árabe durante muchos años. Gerlach dice que quien se informa sobre los debates políticos en el Bundestag entiende de inmediato cómo funciona la democracia en Alemania. Agrega que, por eso, en la página web son tematizadas discusiones actuales y resumidas en forma compresible para un vasto público. De esa forma, los lectores pueden obtener rápidamente un panorama de lo que está sucediendo en el país.

En Berlín, unas 150.000 personas hablan árabe, farsi o darí. Constituyen el grupo destinatario más importante de “¡Amal, Berlín!”. La plataforma quiere llegar, además de a los recién llegados, también a personas que viven desde hace ya más tiempo en la capital alemana y quieren informarse en su lengua materna sobre temas actuales.

Los periodistas echaban mucho de menos trabajar en su profesión

Julia Gerlach, fundadora de “¡Amal, Berlín!

Búsqueda a través de Facebook

“La idea de crear la página nació prácticamente en una mesa de cocina”, dice Julia Gerlach. Luego de su regreso de El Cairo, en 2015, se reunió con algunos periodistas sirios refugiados en Berlín, que conocía de sus investigaciones en el Oriente Próximo. “Juntos reflexionamos sobre qué podían hacer esos periodistas en Alemania. Los periodistas echaban mucho de menos trabajar en su profesión y, simultáneamente, existía tanto de parte de los refugiados como de muchos alemanes una demanda de información confiable”, agrega. Junto con su hermana, Cornelia Gerlach, también periodista, desarrolló entonces la idea de crear “¡Amal, Berlín!”. Las hermanas entablaron contactos con la Escuela Protestante de Periodismo de Berlín y comenzaron a buscar a través de Facebook a otros periodistas refugiados para el portal de noticias árabe-persa.

Los periodistas asistieron luego durante medio año a cursos de la Escuela Protestante de Periodismo sobre videoperiodismo, derecho de medios de comunicación e investigación. “El trabajo periodístico en Alemania se diferencia claramente del trabajo periodístico, por ejemplo, en El Cairo”, dice Julia Gerlach. “En Alemania es posible sencillamente llamar por teléfono a determinadas oficinas o autoridades y se recibe información de inmediato. En El Cairo es necesario tener siempre los números de teléfono de determinadas personas, a las que, a diferencia de Alemania, se las puede llamar también a las diez de la noche”, agrega.

La página web fue puesta en línea el 1 de marzo de 2017. Ya cuatro meses después de su lanzamiento, “¡Amal, Berlín!” fue seleccionada como uno de los “excelentes lugares en el país de las ideas”. El concurso sobre innovación es llevado a cabo por la iniciativa “Alemania, país de las ideas”, del Gobierno alemán y la industria alemana junto con el Deutsche Bank.

Un experimento idiomático

“¡Amal, Berlín!” es, por su oferta árabe-persa, también un experimento idiomático: en la redacción árabe trabajan cinco periodistas sirios, Khalid Alaboud, Amloud Alamir, Anas Khebir, Samer Massouh y Abdolrahman Omaren, y la periodista egipcia Asmaa Yousouf. Paralelamente existe una redacción persa, en la que publican textos Noorullah Rahmani, de Afganistán, y Negin Behkam, de Irán, en farsi y darí. Sus textos están formulados de tal manera que pueden ser entendidos tanto por lectores afganos como iraníes.

Los periodistas de “¡Amal, Berlín!” seleccionan y publican cada día en la página web cinco noticias importantes. Además de noticias, en la página son publicados también reportajes, informes, videos y ofertas de servicios. Como la mayoría de los usuarios navegan por Internet a través del teléfono móvil, “¡Amal, Berlín!” publica todos los textos asimismo a través de Facebook.

También medios de comunicación alemanes han comenzado a interesarse por los textos de “¡Amal, Berlín!” y los publican en sus propias páginas. Los textos de los periodistas refugiados arrojan una nueva mirada sobre Alemania y eso es interesante también para lectores alemanes.

Por Fanny Steyer y Sarah Kanning

Foto: Benny Golm

Enlace con la página web “¡Amal, Berlín!”: amalberlin.de

Otros enlaces sobre el tema:

Risas con efecto pedagógico

Muchos vecinos nuevos

© www.deutschland.de

Story teilen
Leer más
Asmaa Yousouf

Asmaa Yousouf, 38 años, Egipto

 

 

En Egipto realicé investigaciones sobre el tema de los derechos humanos y las minorías y publiqué ensayos. Esa forma de investigación y periodismo se diferencia claramente de mi actual trabajo como periodista en “¡Amal, Berlín!” En los talleres de la escuela de periodismo aprendí la esencia del periodismo en Alemania. Aquí podemos trabajar libremente, pero debemos investigar mucho, contrastar declaraciones, reunir testimonios y proteger a nuestras fuentes en caso de temas delicados. Nunca hubiera creído que iba a trabajar investigativamente. Me gusta el enfoque de informar a refugiados sobre Alemania no en forma académica, sino periodística, y, viceversa, a los alemanes sobre los refugiados. 

Foto: Benny Golm

Story teilen
Leer más
Amal-Berlin

Noorullah Rahmani, 48 años, Afganistán

 

 

Me refugié en Alemania hace cinco años. Anteriormente había trabajado como periodista y productor informativo en una emisora privada de televisión en Afganistán. Un día comencé a tener problemas por algunos informes sobre narcotráfico y crímenes en la frontera entre Afganistán e Irán y debí abandonar mi país. El trabajo para “¡Amal, Berlín!”, dirigido a los refugiados, me agrada mucho. Por propia experiencia sé que la integración no puede lograrse de un día para otro. Preguntamos a refugiados qué temas les interesan. En el caso de los afganos, son principalmente artículos sobre expulsiones de solicitantes de asilo e integración, pero también sobre posibilidades de formación profesional y puestos de trabajo. 

Foto: Benny Golm

Story teilen