"Entdecke DE": el encanto de la isla Föhr

La serie "Entdecke DE" invita a recorrer los sitios más bellos de Alemania. Esta vez invadimos la isla del Mar del Norte Föhr.

picture-alliance/TSI - Insel Föhr, Wattenmeer

Playas de arena amarilla hasta donde alcanza la vista. Cándidas aguas de color turquesa besan las orillas del mar como en una laguna. No, no estamos en una isla del Caribe, sino en Föhr, la isla del Mar del Norte, también conocida como el "Caribe frisón". Aun más extensas se antojan las playas y el horizonte cuando baja la marea en el Parque nacional del mar de Frisia de Schleswig-Holstein. Entonces el mar se aleja por unas seis horas y los turistas pueden explorar descalzos la región conducidos por un guía experimentado y saltar a la vecina isla de Amrum a través del dique de Groß-Dunsum y volver.

Entre las islas de Frisia del Norte, Föhr es considerada la más apta para vacaciones en familia. Mientras que las celebridades se dan cita en la cercana isla al norte Sylt con sus copas de champán, en la ocho veces más grande isla verde de Föhr los turistas prefieren las excursiones en embarcaciones, recorridos en bicicleta y paseos por el laberinto de las plantaciones de maíz. Pero también se puede simplemente contemplar las aguas, percibir la fuerza de las mareas y desconectar. O pasar horas en busca de los mejillones que trae la marejada. Los padres se sientan en las cómodas sillas cerradas de playa mientras los niños juegan construyendo castillos sobre la fina arena o chapoteando en las poco profundas aguas.

Las caribeñas condiciones reinan aquí no sólo por las playas, sino también gracias al suave clima marítimo favorecido por los efectos de la cálida corriente del Golfo, que tanto turistas como los 8600 habitantes saben apreciar. La mitad de los isleños vive en la aldea de Wyk. Las típicas casas frisonas acuñan la fisonomía de la localidad principal de la isla y sus once pueblos. En sus paseos de exploración por la isla, los visitantes también pueden toparse con iglesias medievales, cementerios de balleneros, antiguos molinos de viento y restos de murallas circulares de la época de los vikingos. Y entre visita y visita se puede hacer un alto en el camino para contemplar los verdes prados y diques de contención. Descanso absoluto en amarillo, verde y azul.

www.foehr.de

© www.deutschland.de