“Somos el primer país que posee una visión”

Entrevista con Henning Kagermann, presidente de la Academia Alemana de Ciencias Técnicas.

picture-alliance - Henning Kagermann

Profesor Kagermann, usted está considerado uno de los más prominentes defensores de la visión “industria 4.0”. ¿Por qué lo apasiona tanto?

La industria 4.0 posee un inmenso significado para el futuro económico de Alemania y por ello es imprescindible aceptar ese desafío innovador. La industria 4.0 deja en claro sobre todo dos cosas. Primero, que una política económica moderna es en esencia una política de innovación que asegure que nuestro país impulse esos procesos y no que vaya detrás de ellos. Segundo, la mayor dinámica innovadora no se registra ya más en el núcleo de áreas y sectores individuales de investigación, sino en las interfaces.

¿Qué sucede en esa interfaz industria 4.0?

En la industria 4.0, el sector de la producción y la automatización se combina con las tecnologías de la información y la 
comunicación. Se trata de la irrupción de la Internet de las cosas, los datos y los servicios en la fábrica. Los seres humanos, las máquinas y los productos se comunican entre sí como en una red social. Ya no es una producción rígida la que determina un producto uniforme, sino un producto individual que determina cómo debe ser producido.

¿Por qué la industria 4.0 es tan importante justamente para Alemania?

El núcleo industrial es la columna 
vertebral de nuestro éxito económico. Contamos con un sector productivo muy moderno, un sector de automatización 
líder mundial y grandes fortalezas en el área de la TI de negocios. Para consolidar ese éxito también después de las transformaciones e incluso superarlo debemos, no obstante, dar activamente forma a la industria 4.0. De ello dependen la creación de valor, el bienestar y millones de puestos de trabajo.

¿En qué condiciones aborda Alemania el desarrollo de la industria 4.0?

Alemania posee los conocimientos necesarios. Tenemos fuertes empresas en la producción, las tecnologías de producción y el software para empresas. También otros países han reconocido la tendencia. Nuestras posibilidades son buenas, sin embargo, porque somos el primer país que ha desarrollado una vasta visión de futuro y, sobre todo, apoyada tanto por el sector privado como por los sindicatos y la ciencia.

¿Cómo puede resolverse la cuestión de la seguridad en la industria 4.0?

La seguridad de los datos es una condición necesaria. Ese desafío contiene tres componentes: uno técnico, uno jurídico y uno cultural. A nivel técnico es decisivo con­solidar la seguridad como principio de construcción, o sea, security by design. La seguridad legal debe ser asegurada en lo posible a nivel internacional y –cuando sea necesario– defendida a nivel nacional o europeo. Y la seguridad tiene también un componente cultural. Necesitamos una cultura de Internet sostenible, que apunte a la soberanía de los usuarios, para que estos puedan decidir qué muestran y qué protegen.

Usted habló de innovaciones en la interfaz de los mundos físico y digital. ¿Qué significa concretamente?

Cuando sistemas interconectados intercambian datos en tiempo real a través de Internet y conforman sistemas más grandes, hablamos de sistemas ciberfísicos. Ya mencionamos el ejemplo de la industria 4.0 como una forma de implementación. Otro ejemplo son las redes eléctricas inteligentes. En esos sistemas ciberfísicos, el mundo físico –los productores de energía, las redes de transporte y los consumidores– se fusiona con el mundo virtual de Internet. En otras palabras: la lavadora en casa funciona cuando la energía es más barata. Parece algo banal, pero presupone la existencia de una infraestructura inteligente, que acopla la generación de corriente con el consumo, estabilizando el sistema energético al tiempo que crece la 
participación de la generación de electricidad fluctuante.

¿Cómo se transforma el mundo del consumidor?

Las redes eléctricas inteligentes son solo un área de aplicación de los sistemas ciberfísicos. Estos pueden ser empleados también en las áreas de la salud y la movilidad. En el área de la salud, por ejemplo, sistemas inteligentes de asistencia posibilitarán una mayor independencia de los médicos y cuidadores de enfermos, lo 
que supone una mayor calidad de vida. Surgirán nuevas áreas de actividades económicas que combinarán cosas, datos y ser­vicios para crear paquetes individuales. Los clientes adquirirán productos hechos a su medida, incluidos los servicios posteriores, por ejemplo el mantenimiento a través de todo el ciclo de vida de un producto.

¿Cuándo se transformará en realidad la industria 4.0?

Ya existen empresas que ofrecen componentes para la industria 4.0., fábricas modelo, por ejemplo en el Centro Alemán de Investigaciones sobre Inteligencia Artificial, y fuertes clústers de investigación, como el grupo Sistemas Técnicos Inteligentes OstWestfalenLippe (OWL). La industria 4.0 es ya una realidad. Llevará, no obstante, algunos años hasta que se hayan desarrollado todos los estándares y solucionado todas las cuestiones jurídicas y de seguridad técnica y todos los componentes interactúen a la perfección. ▪