“En Brasil están pasando muchas cosas”

La iniciativa “Startups Connected” apoya a startups brasileñas y alemanas. Marcio Weichert, coordinador del programa, explica cómo y por qué.

Marcio Weichert (derecha) con Clemens Delatrée, CEO de la startup ganadora Green Spin, en la ceremonia de entrega de premios 2017
Marcio Weichert (derecha) con Clemens Delatrée DWIH São Paulo

La iniciativa “Startups Connected” fue creada en 2016 por la Cámara de Comercio e Industria Alemania-Brasil (DHK) y el Centro Alemán de Ciencia e Innovación (DWIH) de São Paulo, con el fin de promover la aproximación entre startups y grandes empresas de ambos países. 

Sr. Weichert, ¿para qué fue creada esta iniciativa?
Queremos facilitar a startups alemanas el acceso al Brasil y facilitar a startups brasileñas la cooperación con empresas alemanas. El objetivo es crear sinergias beneficiosas para ambos países. Las empresas alemanas tienen un gran interés en ese tipo de cooperación, por las soluciones innovadoras que puedan aportar startups brasileñas. Lanzamos un concurso, cuyos ganadores tendrán la oportunidad de presentarse en el Congreso de Innovación Alemania-Brasil y participar posteriormente en un “programa de aceleración”, con entrenamiento y contactos con investigadores, empresas y potenciales y clientes.

¿Qué temas son especialmente prometedores para la cooperación germano-brasileña?
Empresas alemanas plantearon ocho desafíos y el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear agregó uno más. Las empresas formularon los desafíos según sus necesidades de innovación. El fabricante de máquinas Schuler, por ejemplo, busca startups innovadoras para la digitalización de cadenas de valor; Siemens, para la gestión de la energía en casas y viviendas; Volkswagen, para la movilidad interconectada en red y BASF, para nuevas tecnologías en la producción y el procesamiento de alimentos. Todos los temas giran también en torno a objetivos de desarrollo sostenible. La cooperación es particularmente prometedora en esas áreas, porque Alemania y Brasil están muy identificados con esa meta y llevan a cabo una vasta investigación al respecto.

La iniciativa les abrirá muchas puertas a los ganadores.

Marcio Weichert, coordinador de programa del Centro Alemán de Ciencia e Innovación São Paulo (DWIH)

¿Cómo les ha ido a los ganadores del año pasado?
Registramos comentarios positivos. La startup ganadora alemana, Green Spin, de Wurzburgo, apoya a productores agrícolas con inteligencia artificial en los procesos de toma de decisiones. El fundador de la startup visitó a un gran productor agrícola en Brasil, proveedor de embotelladoras de zumos, y entabló contactos con instituciones de investigación. Todavía no hay cooperaciones concretas, pero la startup mantiene conversaciones con empresas brasileñas.

A dos de los ganadores brasileños los enviamos a un viaje por Alemania. Una startup en el sector Industria 4.0 ganó un premio más en Dortmund. Otra startup, del sector de la nanotecnología, abrió, gracias al viaje, una representación en Austria y ganó clientes en Alemania. Todos se alegraron de que, a través de la iniciativa, se les abrieran muchas puertas.

¿Difiere la cultura de las startups entre Alemania y Brasil?
En Brasil, las startups son creadas a menudo por graduados académicos que ya han trabajado en empresas durante algún tiempo y luego se independizan. Además, el apoyo estatal en Brasil a menudo se concede de tal manera que los fondos no tienen que ser reembolsados, lo cual da a las startups mucha seguridad al principio.

Brasil es un atractivo país para startups, a pesar de la crisis financiera.

Marcio Weichert, coordinador de programa del Centro Alemán de Ciencia e Innovación São Paulo (DWIH)

¿Cuáles son las startups brasileñas más conocidas?
Hay muchos ejemplos de startups exitosas en Brasil. Una desarrolló la aplicación "99", llamada al principio "99Taxis". La oferta es comparable con la de Uber, es decir, se trata de una aplicación destinada a organizar el transporte de personas. Fue creada poco antes de la Copa Mundial de Fútbol 2014. Uber aún no había iniciado sus actividades en Brasil en ese momento. La startup pronto ganó fama también fuera del país. Pero hay más: São Paulo, por ejemplo, tiene una escena de startups particularmente vivaz e interesante. Brasil es básicamente un atractivo país para la creación de startups, a pesar de la crisis financiera. Lo que se necesita ahora son ideas, particularmente por parte de las grandes empresas, que buscan la cooperación con startups innovadoras. El gran público no es consciente de ello porque los clientes de las startups en Brasil son generalmente empresas, no consumidores finales. La mayoría de las startups desarrollan soluciones para empresas y la administración pública. Aquí están pasando muchos cosas, lo cual es también una gran oportunidad para las startups alemanas. Nosotros, de la Cámara de Comercio e Industria Alemania-Brasil (DHK) y el Centro Alemán de Ciencia e Innovación (DWIH), acompañamos y asesoramos con mucho gusto a las startups de ambos países.  

Entrevista: Boris Hänssler

© www.deutschland.de