Socios en la transición verde

Alemania y México quieren avanzar con una "alianza de protección climática". De cómo ambos países se benefician mutuamente.

Mexico City
Mexico City dpa

México es pionero en la protección climática entre las economías emergentes. Hasta 2030, el país se propone reducir sus emisiones de CO2 en más de un tercio. Alemania apoya a México en ese camino. Desde 2010 existe la Alianza alemana-mexicana de protección del clima. La Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ) coordina el intercambio. Cinco preguntas y respuestas.

¿Cuáles son los objetivos de la alianza?

Alemania desea ayudar a México a alcanzar sus objetivos climáticos y a pasar de ser una economía de consumo intensivo de energía a otra energéticamente eficiente. Así se espera que aumente el porcentaje de energías "limpias", como la energía solar o eólica. México desea también desarrollar zonas limpias, comercio de emisiones y agencias de energía. Alemania también puede aprender de México: el país latinoamericano es uno de los pocos en el mundo que ha promulgado una ley medioambiental que establece objetivos vinculantes para la reducción de los gases de efecto invernadero.

¿Qué ha logrado ya la alianza?

En México existe un Registro Nacional de Emisiones desde principios de 2016, el cual obliga a las compañías a notificar sus emisiones contaminantes. Éste es el primer paso en el desarrollo de un sistema de comercio de emisiones basado en los modelos alemanes y europeos. Además, el estado federado de Renania-Palatinado y el estado mexicano de Aguascalientes cooperan desde 2014 en materia de energías renovables, eficiencia energética y tecnologías medioambientales. Representantes de ambos países se informaron durante visitas mutuas de las ideas del otro socio. De ello resultó un intercambio científico entre universidades.

¿Dónde se hace visible la alianza?

Siguiendo el ejemplo de modelos alemanes, la ciudad de Cuernavaca, 90 kilómetros al sur de Ciudad de México, ha establecido una especie de zona limpia, en la que hay prohibiciones de entrada de vehículos al centro de la ciudad a determinados horas. Expertos en medio ambiente de Berlín han asesorado a las autoridades de la ciudad sobre este sistema. La alianza alemana-mexicana de protección del clima también organiza debates y talleres de expertos. De esta manera, los responsables de ambos países aprenden mutuamente.

¿Cuáles son los desafíos?

A pesar del cambio de gobierno en 2012, el actual Gobierno mexicano ha adherido a la política de protección climática, por lo que continúa la voluntad política de cooperar en asuntos climáticos. Sin embargo, hay desafíos en algunos aspectos específicos. Los intereses particulares dificultan a veces un rápido progreso.

¿Qué se puede esperar en el futuro?

El proyecto de desarrollo de la alianza se ha prorrogado hasta principios de 2019. Hasta entonces, los socios se proponen impulsar sobre todo el sistema de comercio de emisiones. Además, se espera que más estados mexicanos se unan al movimiento.

© www.deutschland.de