Desarrollar visiones y permanecer realista

En las ciudades, los desafíos se sienten con especial fuerza, afirma Michael Müller, alcalde de Berlín. En ellas surgen también las soluciones. Una conversación previa a la conferencia de la ONU Habitat III.

Usted es vicepresidente de la red urbana internacional Metropolis. ¿Por qué es importante que las ciudades cooperen?

Más de la mitad de la población vive en ciudades. Se prevé que en 2050 sea en torno al 75 por ciento. Aquí se aglomeran los problemas, pero también surgen las soluciones más variadas. Mediante la cooperación y el intercambio, las ciudades y metrópolis pueden interconectarse para seguir caminos innovadores. Podemos aprender unos de otros.

¿Puede acaso haber un modelo transferible para el desarrollo de las ciudades? Berlín tiene una idiosincrasia totalmente distinta a la de Mumbai o Lagos.

A pesar de todas las diferencias, en el fondo hablamos de los mismos desafíos. Hablamos de la organización de la convivencia continua de millones de personas en un espacio limitado. A modo de ejemplo mencionaré el acceso a una vivienda, agua, energía, educación y sanidad, una movilidad compatible con el medio ambiente, así como estrategias para una convivencia pacífica entre distintas formas de vida. A pesar de todas las dificultades, una clave decisiva para la solución de estos problemas reside en las ciudades. Estas son núcleos centrales de innovación. El versátil know­how de las administraciones municipales e instituciones científicas, por un lado, y la dedicación de las ciudadanas y ciudadanos de nuestras metrópolis, por otro, las convierten en abanderadas del progreso. En paralelo al German Habitat Forum de Berlín en junio de 2016 se celebró la feria Metropolitan Solutions, en la que la Smart City Berlin, por ejemplo, presentó soluciones para problemas urbanos.

En el encuentro mundial sobre desarrollo urbano Habitat III, que se celebrará en Ecuador en octubre de 2016, las 
Naciones Unidas quieren acordar una “Nueva Agenda Urbana”. ¿Cuáles deberían ser sus puntos clave?

Un grupo de trabajo de Metropolis coordinado por Berlín ha elaborado un borrador del primer documento de síntesis para Habitat III y de la agenda prevista, puesto que consideramos que, dado el continuo crecimiento de las ciudades, su voz debería hacerse oír más. Sugerimos cinco principios básicos para la elaboración de la agenda. Primero: Se deben recoger todos los objetivos relevantes para las ciudades derivados de la Agenda para el Desarrollo Sostenible y otros acuerdos internacionales. Segundo: La Agenda debe tener 
un enfoque visionario, pero así mismo orientado a la acción. Tercero: Debe reflejar la relevancia de las metrópolis. Por 
eso, reclamamos que las metrópolis sean consideradas centros para el desarrollo sostenible. Cuarto: Queremos impulsar la asociación con ciudades y la cooperación entre todas las instituciones involucradas en todos los niveles y todos los ámbitos políticos relevantes. Y quinto: Subsidiaridad. Lo que pueda organizarse a nivel local, no debe ser regulado a niveles superiores.

¿Cuáles son para Berlín los mayores 
desafíos de las próximas décadas?

Berlín va de camino a convertirse en una metrópoli de cuatro millones de habitantes. Cada año se mudan aquí 40.000 personas. La inmigración, que va a continuar en los próximos años, muestra el gran e interrumpido atractivo de Berlín como lugar para vivir y trabajar; un destino anhelado. Pero esta va a cambiar también la vida en la ciudad. A esto hay que añadir la inmigración de personas procedentes de zonas de guerra y en crisis. Muchos se quedarán y tenemos que integrarlos en nuestra sociedad. La transformación de los universos vitales, desde el ocio al trabajo, de 
la mano de la revolución digital también tiene una gran relevancia.

¿En qué sentido?

Va a cambiar la vida en las ciudades de 
forma duradera y comparable a la revolución industrial en los siglos XVIII y XIX, 
pero previsiblemente con mayor rapidez. El tráfico, el trabajo, las barriadas, la forma de vida, todo tiene que seguir el ritmo de la creciente y cambiante ciudad. Nosotros tenemos la posibilidad de dotar a nuestra comunidad de impulsos y de procurar una mayor calidad de vida y bienestar. En Berlín contamos con el potencial en muchas áreas, desde la ciencia a la economía.

Estuvo en la conferencia anual de 
Metropolis en Buenos Aires en 2015. ¿Qué pueden aprender las metrópolis alemanas y latinoamericanas unas de otras?

Berlín tiene dos ciudades asociadas en América Latina: Buenos Aires y Ciudad de México. Estas son un buen ejemplo de cómo las metrópolis pueden aprender mutuamente a través de un estrecho 
intercambio. Con Buenos Aires hemos establecido una asociación climática y nos coordinamos fuertemente sobre todo en el área del saneamiento energético de edificios. Berlín también coopera 
estrechamente con Ciudad de México, principalmente en los ámbitos de la cultura, el desarrollo urbano, la protección del medio ambiente, tráfico, abastecimiento de agua, eliminación de residuos y reciclaje. El diálogo se mantiene mediante visitas recíprocas, simposios bi­laterales e internacionales y mediante 
el intercambio de modelos de mejores prácticas. ▪

Entrevista: Helen Sibum