“Hacer lo mejor de cada situación”

Jacqueline Dürre vuela cada dos meses a Irak. Por encargo de la organización Care ayuda a gente en situaciones críticas.

No solo las trágicas impresiones del sufrimiento humano son las que más recuerdo de una misión en regiones en crisis como el norte de Irak. Me viene a la memoria también por ejemplo una escena en Camp Bersive I, cerca de Zajo al norte de Irak. Los miembros de Care abastecíamos a las 15.000 personas que residen allí, proveemos agua, alimentos, artículos de higiene, infraestructuras sanitarias, tiendas de campaña, mantas, estufas y ropa. De repente observé a una niña que se columpiaba entre dos tiendas de campaña. Su madre le había construido un improvisado dispositivo de juego. Su vida es dura: la familia tiene poco que comer y el WC más cercano está a 100 metros de distancia. Pero mucho más importante es que la niña pueda jugar. Muchas veces encuentro personas muy creativas en este entorno crítico. Su situación es angustiante, pero mantienen su humanidad y asumen responsabilidad por otros. Con mi trabajo puedo ayudar a personas en situaciones críticas. Eso es lo que me resulta interesante de mi trabajo. ­Dirijo los servicios de ayuda hmanitaria de Care en el norte de Irak y vuelo allí cada dos meses. Allí trabajo en nuestra oficina en Dohuk y me encargo de la gestión del proyecto, que incluye tareas administrativas, como la contabilidad, pero también la distribución de alimentos. El recuerdo de muchas experiencias me persigue. Pero también veo que nuestra ayuda llega y que algo cambia en la vida de esas personas. Esa es una sensación muy agradable.” ▪