Esfuerzo conjunto contra el coronavirus

Con fuerte participación alemana, investigadores europeos trabajan para superar la pandemia del coronavirus, ya con primeros éxitos.

Muestras de suero son analizadas en Leipzig.
Muestras de suero son analizadas en Leipzig. picture alliance/dpa

Quien piensa en la investigación acerca del coronavirus, probablemente piense primero en las vacunas. Pero la investigación abarca mucho juego: la Presidencia alemana de la UE ha identificado doce áreas de investigación relevantes para la gestión conjunta de la pandemia, entre ellas: diagnósticos, tratamiento, equipamiento, infraestructura, sociedad y economía. La Comisión Europea está invirtiendo mil millones de euros en proyectos sobre estos temas, porque una enfermedad que no conoce fronteras nacionales también necesita una investigación sin fronteras.

Participan numerosas instituciones

Instituciones alemanas participan en muchas de esas alianzas de investigación. Un ejemplo es RECoVER. Investigadores de siete países están trabajando juntos en el proyecto, incluyendo el Hospital Universitario Charité, de Berlín, y las universidades de Amsterdam y Oxford. El objetivo es entender mejor la pandemia, a fin de fortalecer la atención al paciente y la salud pública. Investigadores clínicos, epidemiólogos, virólogos, científicos sociales y técnicos de laboratorio analizan , por ejemplo, cómo el virus causa la enfermedad, cómo se transmite, cómo se propaga en Europa y cómo se expande cuando se aplican diferentes medidas, tales como la cuarentena y el aislamiento.

La súper computadora “Juwels”, en Jülich.
La súper computadora “Juwels”, en Jülich. picture alliance/dpa

Súper computadoras ayudan en las simulaciones

Un rápido desarrollo de medicamentos puede salvar la vida de muchos seres humanos. En el proyecto EXSCALATE4CoV, investigadores planean utilizar los recursos informáticos más potentes de Europa para llevar a cabo un diseño inteligente de medicamentos “in silico” (vía simulación computacional). Las supercomputadoras se utilizarán para simular y evaluar los efectos de las drogas más prometedoras actualmente en desarrollo. Esas simulaciones, basadas en grandes cantidades de datos, reducen el tiempo necesario para descubrir nuevas sustancias activas. Una de las tres computadoras más rápidas de Europa utilizadas en el proyecto se encuentra en el Centro de Investigación de Jülich, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, Alemania, una de las mayores instituciones de investigación de Europa. Otro socio es el Instituto Fraunhofer de Biología Molecular y Ecología Aplicada (IME) de Aquisgrán. EXSCALATE4CoV es coordinado por la compañía farmacéutica italiana Dompé, de Milán.

El Centro Helmholtz de Múnich coordina proyecto

El Centro Helmholtz Múnich –Centro Alemán de Investigación para la Salud y el Medio Ambiente– coordina el proyecto RiPCoN. El objetivo de RiPCoN es utilizar la inteligencia artificial para identificar medicamentos que ya han sido aprobados para el tratamiento de otras enfermedades y que también podrían ser adecuados para el tratamiento de COVID-19. Los investigadores analizan las interacciones entre las proteínas virales y humanas para comprender cómo los virus alteran las redes de huéspedes y qué influencia tienen sobre ellas las variantes genéticas en los humanos y los virus. Socios del Centro Helmholtz son el Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale, de Francia, y la Fundació Institut de Recerca Biomèdica, de Barcelona.

En total, más de 150 instituciones de Europa llevan a cabo investigaciones en relación con la pandemia. Varios de los proyectos ya están dando resultados positivos. Por ejemplo, un portavoz del proyecto EXSCALATE4CoV anunció que el medicamento genérico Raloxifen, destinado al tratamiento de la osteoporosis, podría ser eficaz para tratar a pacientes positivos de COVID-19 con una infección leve o asintomática.  

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.