Un parque llamado Humboldt

En Cuba, 707 kilómetros cuadrados de singular naturaleza están protegidos en honor al gran explorador.

Helecho gigante en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt.
Helecho gigante en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt. dpa

El camión GAZ-66 de tracción 4x4, fabricado en Rusia, se desplazaba fatigosamente a través de la roja tierra de la selva tropical en el este de Cuba. No siguiendo los pasos, sino en honor al gran científico naturalista y descubridor Alexander von Humboldt. Un tractor fue pretensado y se aseguró de que los pocos invitados alemanes y cubanos llegaran en abril de 1996 a tiempo para la apertura del Parque Nacional Alejandro de Humboldt en el Centro de Visitantes, cuya construcción solo había sido terminado provisionalmente el día anterior. La pequeña delegación alemana, encabezada por el profesor Manfred Niekisch, quien posteriormente sería director del zoológico de Frankfurt, había venido desde Bonn, sede de la fundación medioambiental OroVerde. La fundación desempeñó un papel importante en la financiación y planificación del Parque Nacional.

Los cubanos admiran a Alexander von Humboldt

En Cuba, Alejandro de Humboldt es casi venerado, su nombre es omnipresente. Humboldt solo había visitado La Habana porque era el centro neurálgico de los viajes en el Caribe por aquel entonces. Para el científico naturalista, la isla no merecía a primera vista una visita, le parecía que ya había sido suficientemente explorada. Por entones, una motivación importante para los científicos era ser los primeros en explorar áreas ignotas. Por esa razón, Cuba ya no era un destino que valiera la pena para muchos investigadores.

De 5 a 7 centímetros de altura: el elfo de las abejas es el ave más pequeña del mundo.
De 5 a 7 centímetros de altura: el elfo de las abejas es el ave más pequeña del mundo.
dpa

Sin embargo, la visita a Cuba causó una profunda impresión en Humboldt, como puede verse en un diario que solo se halló en 2016. Ya en su primera escala de viaje en Cumàna, en la Venezuela de hoy, había señalado la inhumana brutalidad de la esclavitud. Sus visitas a Cuba en 1800 y, sobre todo, en 1804, tenían como objetivo original el estudio cartográfico de la isla y la descripción de su economía. Pero esa se basaba en la esclavitud y "el esclavo (estaba) expuesto al mayor abuso, en la soledad de una plantación o de una tierra arrendada”, escribía Humboldt en su diario de la época. 

Aquí vive la rana más pequeña del mundo, la rana Monte-Iberia.
Aquí vive la rana más pequeña del mundo, la rana Monte-Iberia. dpa

Aunque en Cuba la naturaleza no interesaba tanto a Humboldt como en otros países, el país ha rendido un excepcional homenaje al gran naturalista con el Parque Nacional Alejandro de Humboldt. En la mejor tradición de los estrechos lazos entre América Latina y Alemania, la enorme área protegida de 707 kilómetros cuadrados fue establecida con la ayuda de OroVerde. Hasta el día de hoy, la Fundación Alemana de Bosques Tropicales apoya el trabajo de los conservacionistas cubanos dentro y alrededor del Parque Nacional.

Un hogar para el raro solenodon

El parque comprende bosques primarios extremadamente intransitables y montañosos, así como una larga franja costera y las aguas costeras que se encuentran frente a él. Con más de 1.200 especies de animales y 1.300 de plantas, es considerado por las Naciones Unidas como el refugio biológico más importante del Caribe. Varias especies endémicas se encuentran en el parque, incluyendo el extremadamente raro almiquí de Cuba o solenodon, el perico cubano y el Amazonas cubano, la rana más pequeña del mundo (ranita monte Iberia) y el ave más pequeña del mundo (el elfo de las abejas). Los aficionados a las aves esperan poder redescubrir al pájaro carpintero de pico de marfil, considerado extinto hace décadas. Fue visto por última vez en Cuba en 1987.

Un busto de Alexander von Humboldt saluda en el Centro de Visitantes.
Un busto de Alexander von Humboldt saluda en el Centro de Visitantes. dpa

En los siglos XVIII y XIX - y allí también se cierra un círculo en lo que se refiere a Humboldt: la inaccesible y recóndita selva virgen del parque actual estaba habitada principalmente por personas que habían huido de la esclavitud, tan categóricamente rechazada por Humboldt. Hoy, en nombre del gran explorador, sirve para preservar la naturaleza de Cuba.

© www.deutschland.de

"¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania?
Suscríbase aquí al boletín informativo"