Redes por la transparencia y la participación

Internet desempeña un importante papel en la cooperación alemana para el desarrollo.

GIZ

Son textos cortos, pero emocionantes. Uno de los jóvenes periodistas escribe sobre bandas de música que pasan por su colonia, otro informa sobre una joven que toca la caja de golpe seco para compensar los difíciles estudios de medicina. Otros entrevistan a una alcaldesa de zona. Todos buscan soluciones para urgentes problemas y exigen la creación y puesta en práctica de nuevas iniciativas, sobre todo para los jóvenes. Cuando los “Reporteros Jóvenes” publican sus textos en su propia página web, algo nunca falta: la indicación de que con sus actividades ejercen derechos humanos, por ejemplo, el derecho a la libre expresión o a la recreación.

Prevenir la violencia juvenil

Quienes realizan esas nuevas y apasionantes experiencias son jóvenes de Ciudad de Guatemala de entre 15 y 20 años de edad, dice Martina Richard, responsable del proyecto “PREVENIR”, que implementa la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) por encargo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania. El objetivo del proyecto es la prevención de la violencia juvenil. Los “reporteros jóvenes” viven en zonas de Guatemala a las que se asocia con la pobreza, el crimen y la violencia. Justamente esa imagen de su mundo es lo que quieren corregir. “La realidad en nuestras colonias no sólo es de muerte, violencia, maltrato o abuso”, escriben, sino que “también hay alegrías, diversión, apoyo, talentos y pensamientos de superación”: los jóvenes reporteros quieren mostrar que el futuro de Guatemala es justamente… la juventud.

Internet abre a los aproximadamente 30 jóvenes perspectivas antes inexistentes y nuevas posibilidades de desarrollo personal y de la comunidad. El proyecto comenzó en octubre de 2013. El BMZ lo financia con 129.000 euros. Periodistas de la Deut­sche Welle, la emisora alemana para el exterior, enseñaron a los jóvenes los fundamentos y técnicas del periodismo clásico, así como modernas aplicaciones multimedia, e intercambiaron ideas sobre el tema de los derechos humanos. La voz de los “reporteros jóvenes” se difunde a través de Internet desde septiembre de 2014. “Participan con gran entusiasmo”, dice Martina Richard, que también alaba el compromiso de los socios locales. “El trabajo conjunto fortalece la personalidad de los jóvenes. Eso también se refleja en sus rendimientos en el colegio, que han mejorado mucho”. Los participantes hacen asimismo planes para el futuro. Algunos quieren ser periodistas; otros, estudiar derecho, para seguir trabajando en el tema de los derechos humanos.

El proyecto “Reporteros Jóvenes” forma parte de los esfuerzos para impedir el surgimiento de nueva violencia en Guatemala y construir una sociedad más pacífica: un tema aún central en el país, veinte años después del fin de la cruenta guerra civil. Al esclarecimiento de lo sucedido en el pasado está dedicado otro proyecto de la cooperación alemana, en el que también Internet y la digitalización desempeñan un importante papel: “Hacer Memoria”, implementado por la GIZ y el Servicio Civil de Paz (ZFD).

80 millones de documentos

El instrumento decisivo para esclarecer lo sucedido es el Archivo Histórico de la Policía de Guatemala. Contiene 80 millones de documentos, desde órdenes y registros de detenciones, pasando por partes de informantes hasta actas de miles 
de ciudadanos. Expertos están dedicados desde hace casi diez años a reorganizar el archivo, descubierto casualmente y, sobre todo, a digitalizar los documentos. “Hasta ahora fueron digitalizados unos 17 millones de documentos”, dice Ulrike Hemmerling, coordinadora del ZFD en Ciudad de Guatemala. El archivo es la base de partida del proyecto, que la GIZ y sus socios lanzaron en 2013.

Con fondos alemanes fue financiada asimismo una exposición itinerante sobre el Archivo Histórico de la Policía. También fueron organizados cursos de perfeccionamiento para periodistas y jornadas de proyecto. En la primavera de 2014 tuvieron lugar las primeras jornadas públicas temáticas e informativas en varias ciudades de Guatemala. “El interés fue enorme, lo que refleja la sed de información de la población”, dice Ulrike Hemmerling.

En el futuro, los ciudadanos podrán investigar directamente en los bancos de datos del Archivo Histórico de la Policía para ver si eventualmente encuentran rastros de familiares desaparecidos. Unas 50.000 personas están consideradas hasta hoy “desaparecidas”. Simultáneamente se planea poner a disposición archivos de otras organizaciones en una plataforma online conjunta. Para febrero de 2015 está prevista la realización de un congreso, en el que diversas organizaciones asesorarán acerca de cómo Guatemala puede recurrir aún más a medios digitales para el esclarecimiento de su pasado y la prevención de la violencia.