“No veo un movimiento de demarcación”

Rüdiger Maas, investigador generacional, sobre las diferencias y similitudes entre jóvenes y mayores y las oportunidades y riesgos de la próxima generación.

Marcha del Movimiento Viernes por el Futuro
Marcha del Movimiento Viernes por el Futuro picture alliance / GES/Edith Geuppert

Señor Maas, ¿cuál es la relación entre las generaciones? O más concretamente: ¿los mayores y los jóvenes vuelven a unirse en torno a un tema como el “clima”? La generación de 1968 salió a la calle, los integrantes de Viernes por el Futuro también.
El tema del “clima” une a todas las generaciones. Pero hay considerables diferencias. La generación de 1968 se manifestó contra estructuras osificadas de las generaciones anteriores. Viernes por el Futuro se “manifiesta” por algo que a todo el mundo le parece bien, especialmente a sus padres. Eso hace que Viernes por el Futuro sea mucho más deseable socialmente y más convencional. No veo un movimiento de demarcación, sino una tendencia hacia un gran consenso.

Rüdiger Maas, investigador generacional
Rüdiger Maas, investigador generacional privat

¿Qué caracteriza a la actual generación Z, de la que ha surgido Viernes por el Futuro?
Alrededor del 15 por ciento de la generación Z se identifica con Viernes por el Futuro, sobre todo la clase media alta de los colegios secundarios. La propia generación Z es la cohorte de edad más pequeña que hemos tenido desde la Segunda Guerra Mundial. Creció en la opulencia y tiene muy buenas oportunidades en el mercado laboral a medida que más gente se jubila o se retira.

Su predecesora, la generación Y, es la que ahora está criando a niños pequeños. ¿Qué los mueve?
Las personas de la generación Y tienen descendencia muy tarde. Debido a la gran diferencia de edad entre padres e hijos y a la omnipresencia del teléfono inteligente, cerca del 90 por ciento de las personas buscan en Google cuando tienen preguntas sobre la crianza de los niños, pero también el 90 por ciento cree que no todo lo que se lee en Internet es cierto. Eso conduce a una gran inseguridad y a un enorme aumento de padres sobreprotectores que se apropian tanto de sus hijos que estos se vuelven mucho más dependientes en muchos aspectos.

La generación Alfa crece en forma digital-intuitiva, pero tiene poca formación en el mundo analógico.

Rüdiger Maas, investigador generacional

Esos niños conforman la generación Alfa. ¿Qué tipo de generación es?
Una generación que crece en forma digital-intuitiva, pero que tiene poca formación en el mundo analógico. Al mundo analógico lo perciben crecientemente como inseguro y ajeno, por lo que se necesitarán más normas y estructuras en el mundo offline. Ejemplo: muchos niños experimentan ya una ruptura en la transición del jardín de infancia a la escuela. Ello se debe a que están en la guardería a tiempo completo y en la escuela primaria solo cuatro horas. En casa carecen de una estructura, porque sus padres siempre los mimaron y cumplieron todos sus deseos de inmediato.

¿Qué consejo les daría a los padres de hoy?
Confiar más en su propio hijo y actuar con más paciencia, hacer caso a la intuición y no a Google: ¿Qué me gustaba a mí de pequeño? ¿Estuvieron mis padres siempre ahí cuando los necesité? Necesario es aprender a soltar al niño en el mundo analógico y a observar más de cerca el mundo digital de los pequeños.

 



Rüdiger Maas estudió psicología y hace cuatro años fundó el Instituto de Investigación Generacional, con sede en Augsburgo, que recoge regularmente datos de todas las generaciones del país para predecir tendencias.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.