Apertura de la Exposición Universal en Dubái

El Emirato de Dubái se convierte en un escaparate del futuro. El Pabellón de Alemania quiere ser un optimista lugar del conocimiento, orientado al futuro, a la investigación y al encuentro.

Weltausstellung in Dubai öffnet
dpa

Dubái (dpa) - No muy lejos del desierto emiratí, tres colosales puertas se elevan hacia el cielo en las afueras de Dubái. Desde la distancia se espera que luzcan como un entramado de telas de araña. De cerca, los visitantes creen ver más bien portales que conducen a otra dimensión. Las entradas de 20 metros de altura de la Expo 2020, que se celebra del 1 de octubre de 2021 al 31 de marzo de 2022, hechas de malla oscura de fibra de carbono, dan una idea de cómo quiere presentarse la primera exposición mundial del mundo árabe: enorme, singular y como ruta directa a los logros tecnológicos del mañana.

Durante seis meses, se espera que miles de personas acudan diariamente al recinto, cuya superficie equivale a 280 campos de fútbol. Los organizadores esperan 25 millones de visitantes hasta finales de marzo. La atención se centra en la sostenibilidad y las nuevas formas de movilidad. Muy atractivo es el pabellón del país anfitrión, un espectacular edificio del arquitecto estrella español Santiago Calatrava. Como un "halcón en pleno vuelo", las alas blancas cubren el techo, escribe la oficina de la Expo de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Las aletas retráctiles hidráulicamente pueden utilizarse para controlar la radiación solar y la sombra del edificio. Los sistemas fotovoltaicos suministran la electricidad para el sistema hidráulico y la iluminación. El pabellón alemán, organizado por la feria Koelnmesse por encargo del Ministerio alemán de Economía y Tecnología, desea constituir un optimista lugar del conocimiento, orientado al futuro, a la investigación y al encuentro. Los participantes alemanes esperan la visita de unos tres millones de visitantes durante los seis meses de la Expo.