“Cosechar” energía

Micro energy-harvesting se llama la nueva tendencia en la generación energética.

dpa/Britta Pedersen - Micro Energy-Harvesting

¿Quién no lo ha experimentado? Uno está de viaje y debe realizar una importante llamada telefónica, pero la batería está descargada. El temor a quedarse fuera de casa sin acceso a Internet, no poder llamar por teléfono móvil ni poder enviar mensajes electrónicos está muy difundido. Incluso existe un término que lo designa: “nomofobia”, la “no mobile phone phobia”. Investigadores, técnicos y empresas de todo el mundo trabajan en el desarrollo de nuevas fuentes de energía autónomas para aparatos móviles y sensores. El término técnico es “micro energy-harvesting” (MEH). La energía es “cosechada” de diferentes formas. Por ejemplo a través de movimientos, como andar o bailar; vibraciones, como las de la amortiguación de vehículos o lavarropas y el calor emitido por motores y plantas industriales. También es posible generar energía con corrientes de aire, el frenado u ondas sonoras y electromagnéticas. Para eso se emplean generadores de los más diversos tipos. El mercado de MEH es hasta ahora relativamente pequeño. Abarca las dínamos para bicicletas, pasando por la radio con manivela hasta el expendedor automático de tickets de estacionamiento alimentado con energía solar. Según la asesoría estadounidense IDTechEx, el volumen de mercado llega hoy solo a algunos cientos de millones de euros por año. Pero se multiplican las señales de que pronto tendrá lugar un boom. Según recientes pronósticos, ya dentro de diez años podría alcanzarse un volumen de mercado de 2.100 millones de euros. La mayor parte podría recaer sobre nuevos productos, como por ejemplo plantillas para zapatos que proporcionan corriente para la batería de teléfonos celulares, chaquetas y pantalones que generan energía, interruptores eléctricos sin cables ni batería, dínamos que aprovechan el calor perdido de los motores de los autos o vibrómetros autosuficientes en puentes y edificios.

Proyectos alemanes de “cosecha de energía”

El Ministerio Federal de Investigación identificó en su “Proceso Foresight” la “cosecha de energía” como una de ocho tecnologías que podrían adquirir gran importancia en esta década y que por eso merecen ser fomentadas más decididamente. Una serie de grupos de investigación alemanes trabaja ya en proyectos concretos en el área. En la Universidad Albert Ludwig de Friburgo, por ejemplo, un equipo desarrolla calzado deportivo sensible a la presión, con el que pueden alimentarse con energía un pulsómetro o un cronómetro. El Instituto Fraunhofer de Electrónica Orgánica y Técnica de Rayos Catódicos y Plasma (FEP), en Dresde, estudia cómo mejorar y miniaturizar sistemas piezoeléctricos que generan energía a partir de las vibraciones. Pero también renombradas empresas, como Bosch, han reconocido la importancia de la MEH. Udo Gómez, director de desarrollo de Sensortec, una filial de Bosch, explica el enfoque: “El objetivo es diseñar productos de tal forma que se autoabastezcan de electricidad”.

Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático COP20 de las Naciones Unidas, del 1 al 12 de diciembre en Lima