El Centro alemán de bienes culturales perdidos

El Centro alemán de bienes culturales perdidos es el lugar al que se pueden dirigir todos los que buscan e investigan arte saqueado.

dpa/Eventpress Mueller-Stauffenberg - Monika Grütters

Fue el caso espectacular de Cornelius Gurlitt a fines de 2013 el que catapultó el tema arte saqueado por los nazis a los titulares de la prensa. En el apartamento en Múnich de este heredero de un comerciante de arte fueron encontradas entonces cientos de valiosas pinturas, entre otras de Picasso, Chagall y Matisse. El origen de esas obras no estaba claro. En algunos casos se confirmó que se trataba de arte saqueado por los nazis. El padre de Gurlitt, Hildebrand Gurlitt, había sido una de las figuras centrales del comercio de arte durante el régimen nazi. Especialmente a coleccionistas judíos, los nazis les habían robado miles de pinturas, esculturas y otros bienes culturales.

Robo de arte organizado por el Estado nazi

Alemania había apoyado en los últimos años, por ejemplo con la base de datos "Lost Art", la búsqueda de obras de arte, pero de manera sistemática nunca se llegó a esclarecer el robo de obras de arte más grande del siglo XX. Para la ministra de Estado para Asuntos Culturales Monika Grütters, el Centro alemán de bienes culturales perdidos es un nuevo "paso en el camino hacia el análisis crítico del saqueo de arte organizado por el Estado durante el régimen de terror nazi". El centro es apoyado por una fundación y Monika Grütters ha asumido la presidencia del Consejo de la Fundación. Alemania no puede admitir, resalta la ministra, que las obras bajo sospecha de saqueo por los nazis siguen estando sin ser detectadas como tales en colecciones de museos, archivos y bibliotecas. El Centro alemán de bienes culturales perdidos, inaugurado en enero de 2015, tiene por misión asesorar y ayudar a organismos públicos en la búsqueda de arte saqueado por los nazis. Para coleccionistas y museos privados se espera desarrollar una oferta. Con este centro financiado por una Fundación, el Gobierno federal desea intensificar la investigación de procedencia. Deberá ser el punto de contacto central en Alemania para todos los asuntos relacionados con los llamados Principios de Washington de 1998 - y también de la Declaración Conjunta alemana de 1999. En ambos acuerdos, Alemania y otros países se comprometieron a identificar las obras de arte usurpadas o robadas por los nazis, y devolverlas a sus legítimos dueños. 

 
© www.deutschland.de