Un pequeño insecto de gran importancia

Por qué el Gobierno alemán realiza grandes esfuerzos para proteger a las abejas. 

Vulnerable: abeja melífera sobre una flor.
Vulnerable: abeja melífera sobre una flor. dpa

Todo el mundo está preocupado por las abejas. En el Día Mundial de las Abejas se trata de dirigir la atención hacia ese útil insecto, actualmente amenazado, también en Alemania. Las abejas son tematizadas incluso en el Acuerdo de Coalición del Gobierno federal alemán: “Damos gran importancia a la protección de las abejas”, se lee en el texto del acuerdo. El Gobierno se ha propuesto conservar la biodiversidad y apoyar la agricultura ecológica. El “Programa de Acción para la Protección de los Insectos” tiene como objetivo mejorar las condiciones de vida de esos animales a través de, entre otras cosas, la imposición de restricciones al uso de pesticidas.

¿Por qué en Alemania los políticos se preocupan por las abejas?

Eso tiene buenas razones. Las abejas están consideradas el tercer animal más útil, después de los vacunos y porcinos. También las abejas realizan un insustituible aporte a la alimentación del ser humano: polinizan una gran parte de los frutales, las verduras y las plantas forrajeras, realizando, además, un aporte esencial a la biodiversidad. En Alemania, el 80 por ciento de las plantas dependen de la polinización por parte de las abejas. “Las abejas tienen importancia sistémica”, dijo Julia Klöckner, la ministra federal de Agricultura, en su declaración de gobierno. 

Si las prestaciones de las abejas melíferas se expresaran en dinero, la suma en el mundo sería de 153.000 millones de euros por año. El importe fue calculado por científicos de Francia y Alemania en un estudio aparecido en 2009 en la revista “Ecological Economics”. 

¿Por qué mueren las abejas?

Científicos observan una disminución del número de abejas en todo el mundo. Las razones de la muerte de las abejas son, entre otras, los monocultivos y el uso de pesticidas en la agricultura convencional. En Alemania, la mitad de las aproximadamente 570 especies de abejas silvestres están amenazadas de extinción. 

Por eso, Alemania apoyó en abril de 2018 la decisión de la UE de prohibir el grupo de los pesticidas neonicotinoides en cultivos a cielo abierto. Además, en Alemania no está permitido sembrar semillas de colza, maíz y trigo tratadas con ese tipo de pesticidas. También el uso de glifosato, un cuestionado pesticida, será proscrito a largo plazo en Alemania. Para ello, el Gobierno y los agricultores elaboran una estrategia común. 

¿Qué hace Alemania para proteger a las abejas?

El Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura (BMEL) organizó en 2017, junto con la Asociación Alemana de Apicultores, la Primera Conferencia Internacional sobre las Abejas, en la que 500 participantes de todo el mundo dieron consejos sobre cómo proteger a esos insectos. 

La iniciativa “¡Alemania zumba!” quiere aumentar el número de abejas en ciudades y municipios. La popularidad de la apicultura sigue creciendo en el país, la “urban beekeeping” (apicultura urbana) está en auge. Cada vez más jóvenes habitantes de las ciudades colocan cajones de abejas simplemente en los balcones. 

De especial protección estatal gozan las “abejas del Bundestag”: en el patio del Parlamento se halla desde 2016 una colmena. Tres colonias de abejas producen allí por año entre 80 y 100 kilos de miel, que es vendida con la etiqueta “Flores del Bundestag”. Los ingresos se destinan a proyectos en favor de las abejas.

¿Qué institutos se dedican a la investigación de las abejas en Alemania?

Entre otros, el Instituto de Investigación de las Abejas, anexo a la Universidad Goethe, de Fráncfort del Meno. Además, centros de investigación de los estados federados, tales como el Länderinstitut für Bienenkunde, una institución conjunta de los estados de Berlín, Brandeburgo, Sajonia-Anhalt, Sajonia y Turingia.

© www.deutschland.de