Mejor aire para São Paulo

Con el proyecto "Klimapolis", investigadores alemanes y brasileños ponen el clima en primer lugar en la lista de prioridades de las ciudades.

En São Paulo, los medios de transporte público a menudo están saturados.
En São Paulo, los medios de transporte público a menudo están saturados. dpa

Centrales carboeléctricas, plantas industriales, calles congestionadas por el tráfico: una mezcla que enrarece el aire en las metrópolis brasileñas. Los gases de escape y los contaminantes quedan atrapados entre los altos edificios. El smog afecta a muchas personas, lo que a su vez genera costos en el sistema de salud. Sin embargo, la protección del clima no suele ocupar un lugar especialmente destacado en la agenda de quienes toman decisiones en las ciudades. El proyecto de investigación germano-brasileño "Klimapolis" aspira a que ello cambie.

¿Qué distingue a Klimapolis de otros enfoques para la protección del clima?

“Klimapolis” no sólo se ocupa del cambio climático y sus consecuencias. El objetivo de los investigadores es principalmente subrayar la importancia de la protección del clima para la política local. Por ello buscan el diálogo con los políticos, la industria y la población. El proyecto comenzará en São Paulo.

¿Quién participa?

De Alemania participan el Instituto Max Planck de Meteorología y la Universidad de Hamburgo; de Brasil, por ejemplo, el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) y la Universidad de São Paulo. Los científicos trabajan en forma interdisciplinaria: el equipo está formado por químicos, físicos, sociólogos, planificadores urbanos y otros expertos. El proyecto, de cinco años de duración, es financiado por el Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania.

¿Se siente el cambio climático ya en las metrópolis brasileñas?

Ciudades como São Paulo tienen inmensos problemas que pueden ser ya consecuencias del cambio climático. Cada vez más frecuentemente caen fuertes lluvias, que la ciudad no puede soportar. Los numerosos ríos que atraviesan la ciudad se desbordan rápidamente y causan grandes daños. Calles enteras quedan regularmente bajo agua. Particularmente afectados se ven los asentamientos informales en las laderas: muchos están construidos sobre suelo que se desliza fácilmente y arrastra las casas, a menudo con fatales consecuencias. El mar erosiona las costas y la calidad del aire en la ciudad es preocupante.

¿Cómo puede defenderse una ciudad de las consecuencias del cambio climático?

 “Las metrópolis brasileñas crecen sin planificación”, dice Judith Hoelzemann, alemana, profesora del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Climáticas de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte. Hoelzemann dice que el transporte público es escaso, por lo que cada vez hay más coches en las calles. Además, se construyen asentamientos sin permiso y el asfalto almacena cada vez más el calor. “Intentamos reducir la vulnerabilidad a los fenómenos meteorológicos con métodos de planificación urbana”, agrega. Entre otras cosas, los investigadores están elaborando un mapa que muestra las zonas más vulnerables. Eso permite a la ciudad tomar medidas, por ejemplo, crear espacios verdes, ubicar la industria de manera más planificada o construir los edificios de gran altura de tal forma que no bloqueen el viento.

¿Cómo reunir a científicos y autoridades?

Hasta ahora, los encargados de tomar decisiones a nivel local en las esferas de los negocios, el transporte, el medio ambiente y la salud han actuado con frecuencia separadamente. El equipo de investigación quiere que trabajen juntos. “Queremos presentar nuestras conclusiones de tal forma que sean relevantes para el gobierno local”, dice Anita Engels, profesora de Sociología de la Universidad de Hamburgo. “Por ello nos preguntamos: ¿cómo ofrecer la información de tal manera que la administración de la ciudad pueda tener un beneficio concreto de ella? Presentar la investigación en el idioma que hablan los políticos locales es esencial para poder desarrollar una red local de protección del clima”.

¿Cómo cooperan los investigadores brasileños y alemanes?

Los investigadores se presentaron primero mutuamente varios métodos con los que ya venían trabajando. Así pudieron unir fuerzas y desarrollar nuevas ideas. También están creando conjuntamente un laboratorio: un instituto virtual en la Universidad de São Paulo. El objetivo es que a largo plazo el laboratorio se transforme en una comunidad científica que ayude a asentar la protección del clima como objetivo común en la política local, recurriendo a su vez a los resultados de las investigaciones en curso.

© www.deutschland.de