Cinco hechos sobre la transición energética

¿Cuánta energía verde es generada en Alemania?, ¿sigue apoyando la población el gran proyecto de la transición energética? La evaluación anual de la consultora Agora Energiewende proporciona nuevos datos y cifras sobre la transición energética en Alemania:

dpa/Julian Stratenschulte - Energy transition

1. La electricidad verde está en auge

En 2016, el 32,3 por ciento de la energía generada provino de fuentes renovables: casi uno de cada tres kilovatios-hora consumidos. La participación de la electricidad ecológica aumentó así ese año en un 0,8 por ciento. 

2. La transformación energética tiene muchos amigos

Casi nadie en Alemania está en contra de la transición energética. La aprobación aumentó incluso en 2016. Según una encuesta, el 93 por ciento de los habitantes de Alemania considera que la transición energética es “importante” o “muy importante”. Es el mayor porcentaje de aprobación desde que se realiza el estudio. 

3. Menos electricidad generada con carbón

El lignito y la hulla tuvieron en 2016 una participación del 23,1 y 17 por ciento respectivamente en la generación de electricidad: menos que en 2015. Menos carbón significa también que el balance climático del sistema energético ha mejorado. Sus emisiones de CO2 se redujeron en 2016 a 306 millones de toneladas (un 1,6 por ciento menos que en 2015). 

4. Demasiadas emisiones de CO

Malas noticias supone, por el contrario, el volumen total de emisiones de gases de efecto invernadero en Alemania: de 908 millones de toneladas en 2015 aumentaron a 916 millones de toneladas en 2016 (+0,9 por ciento). Es decir, mientras las emisiones de CO2 del sector energético disminuyeron, los sectores industria, calor y tráfico no aportaron de la misma forma a la protección del clima. 

5. La electricidad se encarece

En todo el mundo, los consumidores se alegraron en 2016 por el descenso del coste de la energía, debido a una reducción de los precios del carbón, el petróleo y el gas en los mercados mundiales y de la electricidad en las bolsas. Pero, si bien la electricidad de mercado, el petróleo y el gasoil son cada vez más baratos, el precio de la corriente para uso doméstico en Alemania no desciende. Ello se debe a un aumento de las tasas y contribuciones, que en 2017 superan la marca de 30 centavos por kilovatio-hora. 

Tema: clima y energía

© www.deutschland.de