TdT_Glienicker_Brücke_110615

El puente Glienicke como escenario

El día 11 de junio de 1985 30 espías cruzaron simultáneamente el puente entre Potsdam y Berlín Occidental. Fue el mayor canje de espías de la Guerra Fría.

Del lado de Berlín Occidental ondeaba la bandera de Estados Unidos, del lado de Potsdam, se izaron las banderas de la RDA y la Unión Soviética: aquellos que en noviembre de 2014 experimentaron una desagradable sensación al observar el puente Glienicke, se calmaron con aquello que piensa cualquier espectador de cine: "Es solo una película."

Sin embargo, en vista del escenario montado por el director Steven Spielberg uno se podría haber sentido transportado fácilmente a la época de la Guerra Fría. Durante varios días, Spielberg captó escenas sobre el puente Havel para una película sobre el piloto estadounidense Francis Gary Powers, cuyo avión que volaba sobre la Unión Soviética fue derribado en 1960 siendo él hecho prisionero. En 1962 fue canjeado por Rudolf Abel, espía de la KGB preso en Estados Unidos. Tom Hanks actúa en esta película en el papel de su abogado.

Fue en aquel momento por primera vez que el puente de Glienicke sirvió de escenario para estos canjes. Más tarde en otras dos ocasiones agentes cruzaron el puente. El mayor canje de agentes de la Guerra Fría tuvo lugar el 11 de junio de 1985. Casi 30 espías cruzaron el puente pisando las rayas blancas que marcaban la frontera entre la República Federal y la RDA. La mayoría de ellos eran informantes de la CIA.

"Huida de un régimen arbitrario"

También Eberhard Fätkenheuer tomó rumbo a Occidente. "Junto con los otros espías estadounidenses corrí unos 30 metros sobre el puente", recordaba él en un artículo para el semanario "Spiegel". "Estaba tan nervioso que incluso olvidé mi bolso en el autobús. Me lo trajo entonces Kornblum [Nota de la redacción: John Kornblum, desde 1985 embajador de Estados Unidos en Berlín]. Cuando finalmente crucé la línea blanca y subí al autobús de rayas de color naranja-rojo-marrón con matrícula de Berlín Occidental, solo temblaba de miedo. Miedo por mi vida." También fue difícil el tiempo posterior, pero: "Hoy voy a menudo al puente Glienicke. Representa para mí el sentimiento de que logré escapar de un régimen arbitrario. Eso me enorgullece".

El puente Glienicke ya es todo un símbolo. Reconstruido después de la Segunda Guerra Mundial, fue inaugurado en 1949 como "Puente de la Unidad", y estuvo cerrado al tráfico normal casi cuatro décadas. Una mitad estaba situado en el Este, la otra en el Oeste, lo que se podía notar también por las diferentes pinturas. No fue hasta el 10 de noviembre de 1989, un día después de la caída del Muro de Berlín, que el cruce fue declarado de nuevo libre.

www.bundesstiftung-aufarbeitung.de

www.potsdam.de

© www.deutschland.de

Agregar comentario

Inicie sesión para comentar