"La fuerza de la ley"

Christoph Heusgen, presidente de la Conferencia de Seguridad de Múnich, sobre la nueva situación mundial tras el ataque de Putin a Ucrania.

Christoph Heusgen
Christoph Heusgen MSC/Kuhlmann

Señor Heusgen, desde el 24 de febrero de 2022, la seguridad ha vuelto a ser un tema importante en Alemania. ¿El ataque a Ucrania decidido por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, conducirá a un nuevo enfrentamiento a largo plazo entre Oriente y Occidente? 
En primer lugar hay que decir que las tensiones entre Rusia y sus vecinos occidentales no son nuevas. Desde 2008, Putin ha rearmado sistemáticamente sus fuerzas armadas, ha colocado misiles de medio alcance en las inmediaciones de Europa y se ha implicado en numerosos conflictos en la vecindad europea. Putin mantiene desde hace mucho tiempo una línea de confrontación.

Por supuesto, también es cierto que la invasión rusa de Ucrania es el "inicio de una nueva época". Una guerra de agresión en Europa es una dimensión completamente nueva. Hay dos razones principales por las que debemos prepararnos para una confrontación prolongada con Rusia. En primer lugar, es de temer que la guerra en Ucrania continúe durante más tiempo. En segundo lugar, una Rusia bajo el mando de Putin, quien es responsable de una ruptura civilizatoria, permanecerá aislada del mundo civilizado durante mucho tiempo.

Sin embargo, no creo que estemos asistiendo a un enfrentamiento entre Oriente y Occidente. Por un lado, están los países europeos que se adhieren al orden de seguridad europeo y, por otro, Rusia se encuentra sola, aparte de Bielorrusia, que depende completamente de Moscú. Y aunque China apoye a Rusia, las votaciones en las Naciones Unidas también demuestran que los Estados de todas las regiones del mundo están a favor de la integridad territorial y la independencia de Ucrania.

Pero también debemos asegurarnos de que somos capaces de defendernos en caso de necesidad.

Christoph Heusgen, presidente de la Conferencia de Seguridad de Múnich

Occidente está contrarrestando el ataque militar principalmente con sanciones económicas y diplomacia. ¿Es suficiente? ¿O llevará esto a una nueva carrera armamentística?
En primer lugar, es absolutamente correcto que adoptemos una postura clara a través de la diplomacia contra la violación del derecho internacional por parte de Rusia. En su política exterior y de seguridad después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania y sus socios confiaron en la fuerza de la ley y no en la ley de la fuerza. Hoy, más que nunca, debemos defenderlo.

Pero una cosa también está clara: la diplomacia por sí sola no detendrá a Putin. Las sanciones económicas selectivas pueden ayudar a que la guerra pierda impulso y a que cambien los cálculos en Moscú.

Pero también debemos asegurarnos de que somos capaces de defendernos en caso de necesidad. Esto requiere inversiones masivas. Por otro lado, yo no llamaría a esto carrera armamentística; se trata de compensar lo que no hemos hecho en las últimas tres décadas.

Pero la realidad también significa que tenemos que dialogar.

Christoph Heusgen, presidente de la Conferencia de Seguridad de Múnich

Rusia fue una vez miembro del G8. ¿Qué tiene que pasar para que Rusia vuelva a ser un socio interlocutor? 
La Rusia de Putin es actualmente un Estado paria. Está completamente aislado. Cada día nos enteramos de nuevos detalles espantosos sobre los crímenes rusos. Las imágenes se grabarán en la memoria colectiva.

Pero una cosa también forma parte de la realidad: por supuesto que tenemos que dialogar. Tenemos que tratar con Rusia, entre otras cosas porque este país tiene que desempeñar su papel a la hora de abordar las grandes tareas del siglo, como limitar el cambio climático y preservar la biodiversidad.

Pero tenemos que ser realistas. Putin no se atiene a los acuerdos. No es un socio fiable en la paz, y lo es aún menos en tiempos de guerra. No debe haber impunidad para los crímenes rusos en Ucrania. Las atrocidades deben ser documentadas y el sistema Putin tendrá que asumir la responsabilidad de sus actos. No se puede volver al statu quo anterior. Considero que un retorno de Rusia al G8 bajo un presidente Putin está completamente descartado.

Los acontecimientos recuerdan a los tiempos de la Guerra Fría que se creían superados. ¿Cuáles son las diferencias entre entonces y ahora?
Hoy ya no se trata sólo de un conflicto Este-Oeste. Podemos ver claramente que los estados autoritarios como Rusia están luchando contra los fundamentos del orden internacional. Este conflicto no es sólo entre Oriente y Occidente. Hoy, más que nunca, las democracias y los estados autoritarios de todo el mundo compiten.

El contexto regional también ha cambiado. La Unión Soviética es algo del pasado, y los Estados del espacio postsoviético han escrito su propia historia independientemente de Rusia con movimientos de protesta y reforma.

En esta crisis en el corazón de Europa, también está quedando claro que los estadounidenses esperan más de los europeos - sobre todo de los alemanes - que durante la Guerra Fría. Europa debe valerse por sí misma.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.