Juntos por un 
clima mejor

En las primeras consultas intergubernamentales germano-brasileñas, en agosto de 2015, se trataron temas de innovación, energías renovables y otras áreas.

Protección del clima y desarrollo sostenible: en las reuniones se trataron cuestiones globales. En agosto de 2015, Angela Merkel, la canciller federal de Alemania, viajó junto con seis ministros a Brasil, para 
las primeras consultas intergubernamentales bilaterales. Ambos países quieren profundizar también su cooperación en 
la ciencia, las innovaciones y otras áreas temáticas, se dijo luego del encuentro en Brasilia.

Los dos socios quieren trabajar conjuntamente para que la Cumbre del Clima de fines de 2015 en París sea un éxito. La convicción compartida de que es necesario proteger el clima fue un resultado central de las consultas germano-brasileñas de dos días. Que un país industrializado y uno emergente se comprometan en una agenda común a abandonar el uso del carbón, el gas y el petróleo es nuevo. Los 
socios anunciaron además apostar más fuertemente por las energías renovables. “Sabemos que Brasil se ha trazado muy ambiciosos objetivos en relación con las energías eólica y solar y también con la biomasa”, dijo Merkel. Y agregó: “Alemania lo apoyará con su tecnología”.

Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, prometió además detener hasta 2030 el talado ilegal de árboles en la Amazonia y reforestar 12.000 kilómetros cuadrados de superficie desmontada. Brasil se define como pionero en la protección del clima. Según datos del Instituto Nacional 
de Investigaciones Espaciales del Brasil (INPE), la deforestación en la Amazonia disminuyó entre agosto de 2013 y julio de 2014 en un 15 por ciento y en los últimos diez años, en más de un 80 por ciento. También protectores de la naturaleza reconocen los éxitos. Pero si bien la velocidad disminuye, advierten, la destrucción continúa.

Desarrollo urbano verde

Alemania apoyará a Brasil en la protección de la selva tropical. Previsto está, 
entre otras cosas, asesorar a pequeños campesinos en el uso sostenible de bosques en sus tierras y fomentar la reforestación. Además fluirán medios para un fondo de financiación del programa brasileño Áreas Protegidas de la Amazonia (Arpa).

Por la parte alemana, el Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo pondrá a disposición en los próximos dos años 551,5 millones de euros para la cooperación bilateral. Una gran parte será destinada a la expansión de las energías renovables. También se beneficiarán programas de fomento del desarrollo urbano con protección del clima, con el ob­jetivo, por ejemplo, de mejorar el transporte público de cercanías en las grandes ciudades.

Fomentar el Estado de derecho

Además del compromiso conjunto a favor del clima, el medio ambiente y las energías renovables, los representantes de ambos Gobiernos acordaron una más estrecha cooperación en educación e investigación. También desafíos de política exterior estuvieron en el orden del día. Al final de las consultas, Merkel y Rousseff subrayaron su determinación de fomentar un orden internacional basado en el Estado de derecho, el multilateralismo y la diplomacia.

También representantes empresariales siguieron con atención el encuentro. Empresas alemanas y sus filiales generan hoy aproximadamente el diez por ciento del producto interno bruto del Brasil, según datos de la Asociación de las Cámaras de Comercio e Industria Alemanas. La competencia de China, sin embargo, es fuerte. Trechos ferroviarios, conductos, aeropuertos y puertos para contenedores: la expansión de la infraestructura del Brasil es impulsada por consorcios internacionales en los que Alemania no es líder justamente.

Por ello, la industria alemana exige una mayor apertura del mercado brasileño y la simplificación del sistema tributario. Además espera que se produzcan avances en el tema del libre comercio. Las negociaciones para un acuerdo respectivo entre la UE y el Mercosur, que ya llevan más de 20 años, no han dado resultados hasta ahora. Pero eso puede cambiar. “Brasil ha dado muy positivas señales en lo que se refiere a la aceleración de las negociaciones con el objetivo de firmar un acuerdo de libre comercio”, dijo Merkel después de las consultas.

A más tardar dentro de dos años se realizará un balance conjunto del avance de la implementación de los planes germano-brasileños: entonces, el Gobierno brasileño viajará para consultas en Berlín. ▪