"Tengo depositada grandes esperanzas en la juventud"

Luchadora por Europa: la politóloga Gesine Schwan expone cómo la UE puede volver a ser atractiva para los jóvenes.

Jóvenes comprometidos con la cohesión en la UE.
Jóvenes comprometidos con la cohesión en la UE. dpa

Sra. Schwan, usted ha sido una luchadora por Europa. ¿Por qué siempre busca el diálogo, siendo muchas veces tan difícil?
Nací en Berlín en 1943 y me crie con consciencia de la destrucción que la guerra trajo consigo a Europa. Desde temprana infancia entendí el europeísmo como un proyecto de paz y entendimiento. Asistí al instituto de enseñanza media francés en Berlín. Allí estaba en primer plano el entendimiento bilateral. Después del colegio aprendí polaco y las relaciones germano-polacas se volvieron especialmente importantes para mí, también con motivo de mi tesis doctoral sobre el filósofo polaco Leszek Kolakowski.

En la agitada situación mundial actual, me veo a mí como europea y a la Unión Europea como el lugar donde más y mejor se practica la convivencia social, cultural y política a la que aspiro

Gesine Schwan
Gesine Schwan dpa

¿Qué es lo especial del proyecto "Unión Europea"?
La UE ha sido y sigue siendo una formidable oportunidad de pasar del estado de guerra a un estado de paz. Ha sido un modelo a seguir por muchos países y continentes, por ejemplo, por la Unión Africana. Y nosotros tenemos la obligación de no traicionar este modelo.

La mayor parte de la gente que se ocupa de la UE, no duda de su valor. Pero muchos ciudadanos parecen cansados de la UE. ¿A qué se debe esta discrepancia?
En los últimos 30 años han proliferado conceptos radicales de libre mercado y la comercialización de áreas vitales. Esto ha generado peligrosas desigualdades. Pero los responsables no son la Comisión Europea, sino los propios Estados. En mi opinión, Alemania también ha promovido fuertemente las grietas en la UE en beneficio de intereses nacionales. Tenemos que darnos cuenta de que Europa fracasará si no reorientamos el rumbo.  

¿Cómo se puede lograr?
Sería necesario fortalecer la participación a nivel local. Por ejemplo, si municipios como Gelsenkirchen, Nantes o Murcia - con apoyo de la Unión Europea - pudieran asumir la responsabilidad de la integración de los refugiados, la independencia de los ciudadanos sería más palpable, y la conexión con Europa, más fuerte. No basta con colocar una placa en la carretera con "Construida con fondos de la UE". A nadie le interesa eso.

En la crisis de los refugiados, usted acusó a la UE y a Alemania de "falta de solidaridad". ¿Qué quiso decir con eso?
Desde 2015, Alemania se viene quejando de que los Estados de Europa central y oriental no son solidarios en la acogida de refugiados. La verdad es que durante años, el Gobierno alemán no fue solidario anteriormente con los países del sur. Alemania siempre se remitió al estructuralmente poco solidario acuerdo de Dublín, mientras que principalmente Grecia e Italia tenían que enfrentar el desafío de los refugiados. Sugiero que se cree un fondo europeo para europeizar las políticas de migración y de refugiados. El fondo recompensaría a los municipios por su política de acogida, y no solo con el reembolso de los costos sino también con una contribución al municipio por la misma cantidad para su propio desarrollo. Esto incrementaría la voluntad de acoger y generaría una dinámica positiva. 

En la vida diaria, muchas veces no somos conscientes de cuánto dependemos mutuamente en la UE. Hace tiempo que estamos transnacionalmente entrelazados.

La politóloga Gesine Schwan

Brexit, nacionalismo, desigualdad: la UE se enfrenta a muchos desafíos. ¿Qué está en juego para los europeos en caso de ruptura?
El Brexit nos ha parecido algo tan amenazante porque temíamos un efecto dominó. Pero ha sucedido lo opuesto: los Estados se han acercado más. En la vida diaria, muchas veces no somos conscientes de cuánto dependemos mutuamente en la UE. Desde la producción, pasando por el comercio y hasta la organización de la educación o la medicina, hace tiempo que estamos transnacionalmente entrelazados.

Tendríamos que perder muchísimo tiempo analizando todo lo que deberíamos hacer para poder vivir sin la Unión Europea. Creo que también los ciudadanos de la UE saben que esto es absurdo. Sin embargo, nuestra dependencia interna dentro de Europa no es tan fuerte como para tener una relación de confianza funcionalmente eficaz dentro de la Unión Europea. Pero ¿le gustaría a usted vivir en un mundo en el que todos engañan a todos? Sería el infierno. Tengo depositada grandes esperanzas en la juventud: los jóvenes son los que tienen la energía para cambiar esto.

Gesine Schwan proviene de una familia socialmente comprometida, que formó parte de círculos de resistencia durante el régimen nazi. Fue candidata a Presidente federal en las elecciones de 2004 y 2009. Durante casi diez años fue presidenta de la Universidad Europea Viadrina en Frankfurt Oder. En 2009, fue una de los fundadores, junto con otros científicos, del HUMBOLDT-VIADRINA School of Governance. Hoy es la presidenta y cofundadora de HUMBOLDT-VIADRINA Governance Platform, creada en junio de 2014 con la misión de promover procesos democráticos y estrategias de buena gobernanza en Alemania, Europa y el mundo.

Entrevista: Sarah Kanning

© www.deutschland.de