Diversidad crea innovación

Los países miembros de la UE han tomado por diversas sendas de la digitalización. Cinco buenos ejemplos.

Autoproduktion bei Audi
AUDI AG

Alemania: fábrica inteligente

Cámaras y sensores monitorean la producción automatizada, robots intervienen en caso de emergencia y corrigen los errores. Drones vuelan a través de la fábrica y traen materiales. ¿Hay que reponer componentes en depósito? Un software los encarga automáticamente. Trabajadores brillan por su ausencia. Así se ve la fábrica inteligente del futuro, que ya es realidad en algunas empresas alemanas. Las máquinas, el software y los robots se interconectan a través de una internet súper rápida, se comunican entre sí, aprenden unos de otros e identifican productos usando chips RFID. Pero eso no es todo: la cuarta revolución industrial supone también el fin de la producción en masa para un cliente anónimo. La producción pasa a basarse en los pedidos de los clientes. Estos llegan vía internet a la fábrica y un software programa los sistemas de producción. Gracias a la inteligencia artificial, los sistemas aprenden con cada pedido. Producir individualmente en lugar de para un depósito es más barato y ecológico. Dado que la mayoría de los productos crecientemente también se digitalizan, la relación comercial rara vez termina con la venta de un producto terminado. En su lugar, se venden productos híbridos, que incluyen servicios tales como actualizaciones y mantenimiento de software. La más reciente novedad alemana es el piso digital: equipado con redes de energía y datos, abastece y dirige a robots. Ello ahorra baterías y complejos sistemas de seguimiento. Plantas de producción enteras pueden ser controladas a través del piso, lo que permite modificar líneas de producción según sea necesario. Todos los componentes están conectados en red, son flexibles y móviles. Sólo el edificio de la fábrica es inamovible, por ahora.

Finlandia: e-salud

Digitalisierung in der Medizin
ipopba - stock.adobe.com

Finlandia es desde hace tiempo líder europeo de la digitalización: comenzando por los teléfonos móviles, la banca en línea y el gobierno electrónico, la salud digital es hoy el mayor sector de exportación de alta tecnología. Desde 2010, las recetas de medicamentos se expenden digitalmente, y las historias clínicas electrónicas de pacientes existen desde hace más de 20 años. En ellas se registran datos de salud, diagnósticos médicos y recetas. Los pacientes y los médicos pueden ver los resultados de análisis de sangre o las enfermedades previas desde cualquier lugar. Toda persona con un problema de salud puede visitar una “aldea de salud virtual”, plataformas que ofrecen información seria en Internet y guían al paciente a través del sistema de salud finlandés. Los pacientes pueden intercambiar información con los médicos y hacer citas en línea. La más reciente novedad es el proyecto FinnGen, lanzado en 2017, que recoge datos genéticos del diez por ciento de todos los finlandeses. El objetivo: hacer visibles los cambios en el genoma y prevenir enfermedades.

República Checa: impresión 3D

3d-Printer
imago images / CTK Photo

En este antiguo país de industria pesada, la digitalización representa hoy una parte del PIB superior a la media en Europa. La informática es una carrera popular y muchos checos fundan sus propias start-ups. Entre ellas se encuentran algunas líderes del mercado mundial. Cybergym Europe simula la ciberguerra en una villa de Praga. Empresas de toda Europa envían allí a sus empleados, donde aprenden qué hacer en caso de un ciberataque. La impresora 3D más utilizada en el mundo es checa. Prusa Research está considerada la empresa tecnológica de más rápido crecimiento en Europa Central. Miles de impresoras 3D son enviadas cada mes a todo el mundo. Día y noche los dispositivos imprimen impresoras, que prácticamente se reproducen a sí mismas. Las impresoras siguen siendo de código abierto, es decir, que los códigos de programación son de libre acceso.

Estonia: e-gobierno

Smart-ID-App
imago images / Scanpix

Los padres de recién nacidos en “E-Estonia”, como gusta llamarse a sí mismo el país, no están estresados: el hospital registra inmediatamente a un recién nacido ante las autoridades. La partida de nacimiento, el seguro médico, el subsidio familiar y otros subsidios se solicitan digitalmente. Debido a que, por la escasa densidad de población, llegar hasta las autoridades puede llevar tiempo, los estonios buscaron soluciones digitales ya desde un principio. Las autoridades y las empresas ofrecen ahora más de 3000 servicios en línea. Para acceder a ellos, todo lo que se necesita es la tarjeta de ciudadano, que es también tarjeta de identificación, licencia de conducir y tarjeta de seguro. Los estonios pueden incluso votar por internet desde 2005. Solo hay tres asuntos que aún requieren una visita a las autoridades: el matrimonio, el divorcio y la compra de bienes raíces.

Luxemburgo: internet rápida

Netzwerkverbindungen
maho - stock.adobe.com

En el “Digital Readiness Index” de la empresa de telecomunicaciones Cisco, Luxemburgo ocupa el segundo lugar, detrás de Singapur. En esa clasificación, de 141 países, se analiza cuán bien preparados están los países para el futuro digital. Luxemburgo incluso ocupa el primer lugar en cuanto a condiciones marco para fundar start-ups. El Estado luxemburgués apoya a las empresas de nueva creación y existe un dinámico mercado de capital de riesgo. Luxemburgo ha invertido mucho dinero en infraestructura digital, para que el acceso a internet de banda ancha esté disponible en todo el país. La cobertura particularmente rápida con velocidades de descarga de más de 30 Mbit por segundo es del 96 por ciento. Ello convierte a Luxemburgo en el líder de Europa: la cobertura media europea es del 74%. Luxemburgo también se sitúa muy por encima de la media en cuanto a disponibilidad de internet móvil. Hay puntos de acceso público WI-FI por doquier. Ello significa que se puede navegar gratis por internet en todo momento.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.