“Como cocuyos en la noche”

En Venezuela, la democracia atraviesa tiempos oscuros. La periodista Luz Mely Reyes, ganadora del Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos, y su equipo hacen periodismo que ilumina.  

Luz Mely Reyes, directora del medio digital venezolano Efecto Cocuyo
Luz Mely Reyes, directora del medio digital venezolano Efecto Cocuyo Getty Images

Empezó su carrera en el periodismo deportivo, hoy es una de las periodistas políticas más importantes de Venezuela. Luz Mely Reyes fundó en 2015 el medio digital independiente Efecto Cocuyo. Por su compromiso con la libertad de prensa, la exbecaria de la Fundación Konrad Adenauer ha recibido ya varios premios, entre ellos, en 2018 el Premio Internacional a la Libertad de Prensa y en 2019 el Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos, que recibió en diciembre de ese año de manos de Heiko Maas, ministro federal de Relaciones Exteriores de Alemania y François Croquette, embajador de Francia para los Derechos Humanos. Una vez al año, Efecto Cocuyo organiza junto con la Deutsche Welle Akademie un festival en Caracas.

Efecto Cocuyo: ¿por qué eligieron ese nombre para su proyecto periodístico?

Cuando empezamos, hace seis años, teníamos claro que era un momento muy oscuro de la prensa venezolana. El cocuyo es un pequeño insecto volador que ilumina mucho las noches en el Caribe. Describe mejor lo que queríamos hacer: ser millones de pequeñas chispas de luz, que todas juntas ilumináramos una nación entera. El “efecto cocuyo” es el que se produce por el trabajo de los periodistas, pero también por el trabajo de los ciudadanos que aportan o consumen información, apoyando al periodismo.

Usted dijo una vez que en Venezuela el periodismo libre es una especie en extinción.

Las grandes redacciones prácticamente ya no existen, hay mucha censura. Más de 800 periodistas han salido del país por distintas razones. Porque no encuentran trabajo o porque han sido perseguidos ellos o sus familiares. A algunos les han prohibido el ingreso al país, y hay otros casos en los que les han quitado el pasaporte. Además, al no haber redacciones corre peligro la formación de periodistas.

¿Cuán libres son al momento de hacer sus coberturas? 

Me gustaría dar dos ejemplos. El 11 de febrero, varios periodistas intentaban cubrir la llegada de Juan Guaidó a Venezuela. Son rodeados por unas turbas que no solamente los increpan, sino que los golpean. A uno le quitan los zapatos. Y eso pasa frente a la Fuerza Pública. En enero, tenemos un episodio de periodistas golpeados por grupos paramilitares. Entre ellos se encontraba un corresponsal de España. Fue atacado de tal manera que sufrió un desprendimiento de retina. Esos casos no son excepcionales. Cada día son más los periodistas que se sienten compelidos a guardar silencio.

Usted es jefa de redacción de un medio que se considera una de las pocas voces confiables en el país. ¿Como maneja esa responsabilidad?

Estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos. Somos un equipo, nos guiamos por los principios fundamentales del periodismo: mantener la rigurosidad en la cobertura de los hechos, pese a las presiones. Queremos ejercer el periodismo de la manera como lo aprendimos de nuestros maestros. En parte, tomamos esta iniciativa para no estar dentro de algún tipo de empresa que por presiones del gobierno se obligue a autocensurarse. Dijimos: “tenemos que dar un paso adelante”. En Efecto Cocuyo empezamos seis personas y ahora somos más de veinte. Con unidades de factchecking e investigación.

Somos periodistas y no podemos dar cheques en blanco a nadie.

Luz Mely Reyes, directora del medio digital venezolano Efecto Cocuyo

En este contexto, ¿qué importancia tienen los modelos alternativos de periodismo independiente?

Cuando ves televisión en Venezuela, hay hechos que parecen que no existiesen. Entonces los medios independientes los cubrimos. La forma más sofisticada de censura que ahora encuentra el Gobierno es con ataques cibernéticos. Bloquean directamente la web, para no poder acceder desde la prestadora del Servicio del Estado, CANTV. Pero sabemos que muchas veces las personas que tienen acceso a los contenidos de medios digitales luego son las que transmiten lo que pueda estar pasando.

El año pasado hubo episodios de corrupción en las filas de la oposición, guiada por Juan Guaidó.  ¿Sus lectores quieren saber también acerca de eso?

Creo que hay personas que esperan solamente información de un lado. Pero nosotros somos periodistas y no podemos ser complacientes ni dar cheques en blanco a nadie. Tenemos una posición muy clara: estamos en un contexto en el que no hay democracia. Frente a hechos que pueden inclusive afectar las a fuerzas democráticas que están trabajando por la restauración de la democracia en el país, es parte de nuestro trabajo.

En el festival vivimos la libertad que tanto anhelamos.

Luz Mely Reyes, periodista venezolana, sobre el Festival Cocuyo

¿Cuán importantes son las redes con periodistas de otros países?

Es fundamental saber que uno no está solo. Saber que hay una red de apoyo, que te pueden prestar auxilio en el momento en que lo necesitas. Y es fundamental tener presente el rol que cumple una prensa independiente, como pilar de una democracia. Hay otros países que viven situaciones de injusticia muchísimo más complicadas y dolorosas. Pero el intercambio no se trata de un torneo de calamidades, sino de poder identificar patrones de agresión y defender la libertad de expresión.

¿Cuál es la idea del Festival Cocuyo?

Cada vez se está haciendo más difícil para los periodistas venezolanos acudir a eventos internacionales. Entonces traemos a Venezuela a una cantidad de gente valiosa que está haciendo cosas maravillosas en Latinoamérica. Pero también mostramos lo que se está haciendo en Venezuela. Nos apoyó la Deutsche Welle Akademie. La idea del Festival es intercambiar, formarnos, exponer, aprender de otras iniciativas. Es un gran aporte al ejercicio de la libertad que tanto anhelamos y buscamos.

© www.deutschland.de