Investigador invitado virtual

David Alzate Rojas, de Colombia, tenía planeado investigar durante dos meses en Fráncfort del Meno. Debido a la pandemia, el intercambio se lleva a cabo ahora a distancia.

David Alzate Rojas
David Alzate Rojas privat

Por estos días, David Alzate Rojas, politólogo y sociólogo colombiano, estaría visitando el Instituto de Investigación de la Paz en Fráncfort del Meno (HSFK). Se suponía que pasaría dos meses investigando allí, pero el viaje se hizo imposible por la pandemia. A raíz de esto, Alzate Rojas se convirtió en el primer “investigador invitado virtual” del instituto. Sus investigaciones las dedica al proceso de paz en Colombia, centrándose especialmente en la región del Cauca.

Actualmente es usted “investigador virtual invitado” en el HSFK, eso suena curioso. ¿Cómo funciona una estancia de este tipo?

Debido a la cuarentena dispongo de tiempo suficiente para evaluar los estudios de campo que ya se han realizado. Lo hago desde la casa. Hasta ahora hemos tenido una reunión conjunta con nuestros colegas de Fráncfort. Pero ya he hablado con el director del programa del departamento de "conflictos internos" del instituto en varias ocasiones. Seguramente próximamente nos presentaremos y discutiremos nuestros trabajos entre nosotros. Me interesan especialmente los proyectos de colegas que trabajan en escenarios similares al mío, por ejemplo, en África o el sudeste asiático. Sin embargo, espero que esto no se quede en una colaboración virtual y que la estancia física no se suspenda, sino que se solo se posponga. El DAAD ya había anunciado el apoyo a mi viaje.

¿Dónde ve conexiones temáticas entre su investigación y los proyectos en otras regiones del mundo?

Mi tema son los procesos locales de construcción de la paz después de la firma del tratado de paz. Digo expresamente que después de la firma del tratado y no en un posconflicto. Hay tres cuestiones fundamentales que me interesan: en primer lugar, la transformación de escenarios violentos en escenarios no violentos o en escenarios dinámicos que también se caracterizan por la violencia. El segundo punto es lo que se llama "livelihood": ¿de qué vive la gente del campo? Por ejemplo: ¿qué es lo que plantan y cómo se puede comerciar con ello, por ejemplo, si la infraestructura de su región es insuficiente? El tercer punto son las relaciones interpersonales, la restauración de las redes sociales. Hay situaciones desgarradoras: actos de perdón, reconciliación o promesas de no repetición.

Usted se especializa en el proceso de paz en Colombia, especialmente en la región del Cauca, en el suroeste del país. ¿Qué efectos de la pandemia del coronavirus está observando en el terreno?

Los problemas existentes cobran mayor notoriedad, como la falta de infraestructura. Hasta ahora, las tasas de infección en la región del Cauca son más bajas que en otras zonas. No obstante, la mala atención de la salud es motivo de preocupación. Los campesinos informan que se han perdido oportunidades comerciales debido a la pandemia. En algunos casos, los grupos armados no estatales han impuesto toques de queda. También hay nuevos actores armados presentes; aún no sabemos exactamente cuáles y en qué lugar están tomando el control. También ha habido casos en que la población ha quedado atrapada en el fuego cruzado de conflictos entre grupos armados. Me temo que pasará un tiempo antes de que pueda volver a estar realizando estudios de campo. Es por eso que acabamos de realizar una sesión de lluvia de ideas con algunos colegas sobre cómo podemos seguir llevando a cabo la investigación de campo de manera virtual.

© www.deutschland.de