50 años del Centro Alemán de Investigación Oncológica

El Centro Alemán de Investigación Oncológica en Heidelberg celebra en 2014 su 50ª aniversario.

picture-alliance/dpa - Harald  zur  Hausen
picture-alliance/ZB - Cancer research

Uno de momentos culminantes de la gran historia del centro fue en 2008, cuando Harald zur Hausen fue distinguido con el Premio Nobel de Medicina. Los científicos del Centro Alemán de Investigación Oncológica (DKFZ) habían logrado identificar virus del papiloma humano como agentes causantes del cáncer de cuello uterino, haciendo así posible el desarrollo de una vacuna contra uno de los cánceres femeninos más comunes. Un descubrimiento verdaderamente revolucionario para la medicina.

La lucha contra el cáncer, sin embargo, no sólo está marcada por esos triunfos. Por lo general son muchos pequeños pasos los que llevan al éxito. En el centro DKFZ 765 investigadores y sus asistentes trabajan cada día en la exploración de los misterios de esta cruel enfermedad y la búsqueda de nuevas estrategias de combate. El instituto fundado en 1964 ha alcanzado reputación internacional. Especialmente útil es también la integración del centro en una comunidad de investigación junto con la Universidad de Heidelberg y el European Molecular Biological Laboratory (EMBL), también situado en Heidelberg. Además, la universidad y el DKFZ dirigen el Centro Nacional de Enfermedades Tumorales desde 2003.

En la especialidad de biología celular y tumoral, expertos del DKFZ estudia, entre otras cosas, el desarrollo de la leucemia. El gen inhibidor del crecimiento PTEN desempeña aquí un papel central. Si está dañado el gen PTEN, se produce una proliferación patológica de los glóbulos blancos o leucocitos. Los afectados, que muchas veces son niños, sufren entonces de leucemia. El equipo de DKFZ liderado por Andreas Trumpp ha logrado observar con mayor detalle la vinculación entre el gen PTEN y la producción de leucocitos. El defecto genético no causa directamente una división incontrolada de células madre de la sangre en la médula ósea, pero genera la sobreproducción de un semioquímico. Esto a su vez hace que muchas células madre de la médula proliferen y migren al bazo también, estimulando así la división de los leucocitos ya existentes. Es el inicio de una peligrosa reacción en cadena, la cual podría ser combatida pronto con nuevos medicamentos.

Día Mundial del Cáncer, el 15 de febrero

www.dkfz.de

www.nct-heidelberg.de

www.kinderkrebsstiftung.de

http://icccpo.org/index.cfm

© www.deutschland.de