“Una buena oportunidad para sacar conclusiones y aprender”

El joven científico brasileño Adriano de Marchi Fernandes investiga en Berlín cómo pueden financiarse grandes proyectos.

privat - Adriano de Marchi Fernandes

Vienen de Brasil, China, India, Rusia o Estados Unidos y están considerados directivos internacionales del futuro: los jóvenes hombres y mujeres que la Fundación Alexander von Humboldt apoya con una beca “Canciller Federal”. El economista Adriano de Marchi Fernandes es uno de ellos. Trabajó como analista financiero en Siemens. Ahora investiga con una beca durante aproximadamente un año en Alemania.

¿Cuál es el foco de su proyecto de investigación?
Me ocupo de la financiación a largo plazo de grandes proyectos de infraestructura en Brasil y toda América Latina. Particularmente, estudio qué papel desempeñan en ello los bancos de desarrollo. Quiero entender sus estrategias y comprender con qué obstáculos y limitaciones se ven confrontados. Para ello hablé con representantes de bancos de desarrollo internacionales y bilaterales en Alemania, Francia, los Países Bajos y otros países, así como con expertos del Banco Europeo de Inversiones, en Luxemburgo. La pregunta es cómo operan esos bancos a nivel mundial y cómo, por ejemplo, el banco alemán de desarrollo KfW ayuda a implementar programas energéticos en Brasil.

¿Por qué es difícil para Brasil financiar a largo plazo grandes proyectos de infraestructura?
Hay razones, por ejemplo, los tradicionalmente altos intereses en Brasil. Además, existe una gran dependencia de bancos estatales. Por eso, pienso que es importante acceder a fuentes de financiación internacionales, que ofrezcan créditos a bajos intereses y a largo plazo. Eso es muy importante para proyectos que a menudo tienen una duración de 10 o 15 años. Pero, ese tipo de apoyo se da en Brasil hasta ahora demasiado poco.

¿Cómo lo apoya en su investigación la beca “Canciller Federal”?
Solicité la beca porque nos da una gran libertad en cuanto a cómo desarrollamos nuestro proyecto y la cooperación con la institución que nos acoge. Trabajo en el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín. Aquí tengo la posibilidad de hablar con expertos en economía latinoamericana, que, además, tienen buenos contactos con científicos y representantes del sector privado. Eso me da la oportunidad de entablar contactos con instituciones financieras en Alemania y Europa.

En Alemania hay dos grandes recientes proyectos, el del nuevo aeropuerto de Berlín y el de la Filarmonía del Elba, cuyos costos explotaron. ¿No es una ironía que usted investigue sobre la financiación de grandes proyectos aquí?

Sí, sobre eso me cuentan muchos chistes. Pero, ningún sistema es perfecto. La gente aquí está con razón orgullosa de las capacidades alemanas de planear e implementar proyectos. Ahora bien, en el caso de esos dos proyectos, las críticas se justifican. Demoras y problemas hay y hubo en todos lados, también en Brasil, por ejemplo, en los proyectos de construcción para el Mundial de Fútbol 2014. Esos fracasos son una buena oportunidad para extraer conclusiones y aprender.

© www.deutschland.de