Conferencia Mundial del Clima COP27: "Un nuevo capítulo en la política climática".

Por primera vez se ha llegado a un acuerdo sobre un fondo común para compensar los daños climáticos en los países más pobres. Algunas cuestiones siguen abiertas y controvertidas.

Weltklimakonferenz COP27: „Neues Kapitel in der Klimapolitik“
picture alliance/dpa

Sharm el-Sheij (dpa) - Es un gran avance tras décadas de debate: la Conferencia Mundial del Clima ha acordado por primera vez un fondo común para pagos de compensación por daños climáticos en los países más pobres. En su declaración final, los alrededor de 200 países también han reafirmado su anterior decisión de abandono gradual del carbón como fuente de energía.

Con el nuevo fondo de compensación se espera amortiguar las inevitables consecuencias del calentamiento global, como las sequías, inundaciones y tempestades cada vez más frecuentes, pero también la subida del nivel del mar y la desertización. Se beneficiarán los países en desarrollo especialmente vulnerables.

El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó el nuevo fondo para daños climáticos como un paso importante hacia la justicia. La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, declaró: "Se trata de un nuevo capítulo en la política climática".  Se ha iniciado, continuó, un proceso que garantiza que los países que actualmente emiten niveles especialmente elevados de gases de efecto invernadero también tengan que asumir su compromiso, aunque "todavía siguen quedando muchas cuestiones abiertas y controvertidas en este sentido", admitió Baerbock.

La ministra añadió que se ha podido evitar un retroceso tras los resultados de las conferencias climáticas de Glasgow y París, y defender el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados respecto a la época preindustrial. Sin embargo, lamentó: "Es más que frustrante el hecho de que se hayan impedido las medidas que deberían haberse tomado para mitigar y eliminar los combustibles fósiles debido al bloqueo de algunos grandes Estados emisores y países productores de petróleo. El mundo está perdiendo un tiempo precioso para avanzar hacia la senda de los 1,5 grados".

Baerbock también criticó: "En la declaración final, los europeos hemos defendido un compromiso claro con el abandono progresivo de las energías fósiles a nivel mundial, y hubo mucho apoyo para ello, pero también una oposición feroz por parte de algunos Estados". Con todo, por primera vez se mencionó el papel central de las energías renovables, sostuvo. El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, también criticó la declaración final por considerarla "un paso insuficiente para las personas y el Planeta".

El director ejecutivo de Greenpeace Alemania, Martin Kaiser, alabó la decisión sobre las compensaciones, pero advirtió: "Ahora los contaminadores de la crisis climática deberán asumir su responsabilidad y aportar debidamente al nuevo fondo de ayudas".

La próxima conferencia de la ONU sobre el clima se celebrará en los Emiratos Árabes Unidos a finales de 2023.