Conmemoración en el Parlamento

Presidente alemán recuerda los acontecimientos decisivos ocurridos en Alemania el 9 de noviembre.

Conmemoración en el Parlamento
dpa

Berlín (dpa) - El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, hizo este viernes un llamamiento a favor de un "patriotismo democrático" en Alemania para conmemorar el 80 aniversario de los pogromos nazis contra los judíos y el centenario de la fundación de la república.

La catástrofe de las dos guerras mundiales y el Holocausto son una parte inalterable de la identidad alemana, dijo Steinmeier en un acto conmemorativo en el Parlamento alemán.

Al mismo tiempo, sin embargo, también hay que recordar las raíces de la lucha por la democracia y la libertad, que se remontan al despertar democrático de 1918, indicó sobre una fecha en la que monarquía alemana llegó a su fin dando paso a la República de Weimar, fundada el 9 de noviembre de 1918, cuando la Primera Guerra Mundial terminó.

"Podemos estar orgullosos de las tradiciones de libertad y democracia sin suprimir la visión del abismo de la Shoa", dijo Steinmeier usando el término hebreo para el Holocausto.

A los nacionalistas les gustaría dorar el pasado y evocar un mundo perfecto que no existía, afirmó. "Pero un patriotismo democrático no es un cojín reconfortante, sino un incentivo constante", expresó el presidente.

Asimismo, Steinmeier lamentó que el 9 de noviembre de 1918, cuando el político socialdemócrata alemán Philipp Scheidemann proclamó la república, no ha encontrado nunca el lugar que le corresponde en la memoria alemana. "Es un hijastro de nuestra historia de la democracia", declaró.

El presidente alemán también recordó que la caída del Muro de Berlín tuvo lugar hace 19 años en 1989, "el 9 de noviembre más feliz de nuestra historia".

Sin embargo, el 9 de noviembre sigue siendo la "cuestión más difícil y dolorosa de la historia alemana" ya que unos años después del levantamiento democrático de 1918 los enemigos de la democracia lograron ganar las elecciones y el pueblo alemán llevó la guerra y la aniquilación a sus vecinos europeos, señaló. "Las familias judías fueron metidas en vagones de ganado y los padres con sus hijos enviados a las cámaras de gas", continuó Steinmeier.

Más tarde, Steinmeier se unió al Consejo Central de Judíos de Alemania y a la canciller Angela Merkel en una ceremonia en la sinagoga más grande de Berlín para conmemorar el 80 aniversario del pogromo nazi.

Cientos de sinagogas y negocios de propiedad judía fueron saqueados e incendiados, decenas de miles de judíos públicamente humillados y deportados y al menos 100, pero posiblemente hasta 1.300, asesinados en el pogromo que comenzó el 9 de noviembre de 1938.

El lanzamiento de la campaña de violencia del régimen de Adolf Hitler contra la población judía de Alemania se denominó la "Noche de los Cristales Rotos", debido a que las calles quedaron cubiertas con los pedazos de vidrio de las ventanas destrozadas de las propiedades judías.

Estaba previsto que el presidente del Consejo de los Judíos, Josef Schuster, y Merkel pronunciaran sendos discursos en la sinagoga de la calle Ryke de Berlín, que iban a ser transmitidos en directo por la televisión pública alemana.

Entre los invitados se encontraban personalidades de la política, la ciencia, la industria, la Iglesia y la vida cultural. Con asientos para más de 2.000 fieles, la sinagoga de la calle Ryke es la más grande de Alemania y una de las más grandes de Europa, después de la sinagoga central de Budapest.

La sinagoga fue incendiada durante el pogromo, pero el comandante de la Policía del distrito rápidamente dio la orden de apagar el fuego, ya que amenazaba con propagarse a los edificios circundantes. Los servicios religiosos se mantuvieron en la sinagoga hasta 1940. El edificio fue confiscado por el Ejército alemán para usarlo como almacén.