Debate sobre la vacunación obligatoria general

Debido a la cuota de vacunados comparativamente baja y al aumento del número de casos, la cuestión de la obligación general de vacunación en Alemania está cada vez más presente en el debate.

Debatte über allgemeine Impfpflicht
dpa

Berlín (dpa) - En vista de la dramática situación por el coronavirus, el debate sobre la obligación general de vacunación cobra fuerza. Hay que empezar a pensar en ello, exigió el experto en salud del SPD Karl Lauterbach. "En todo caso yo ya no lo descartaría y tendería a decir: eso no nos ayuda ahora de forma inmediata pero tenemos que aproximarnos a la vacunación obligatoria". Recientemente, varios representantes de la CDU/CSU también se han mostrado abiertos a la vacunación obligatoria, como el ministro presidente de Schleswig-Holstein, Daniel Günther (CDU), y el jefe de gobierno de Baviera, Markus Söder (CSU).

Después de la Asociación Profesional de Pediatras y Médicos de Adolescentes, también el presidente de la Asociación Alemana de Protección de la Infancia, Heinz Hilgers, se pronunció a favor de la vacunación obligatoria de adultos, en caso de que la cuota de vacunados no crezca de forma decisiva antes de la primavera (europea). "Personalmente, estoy a favor de debatir la vacunación obligatoria para los adultos y decidirlo en primavera si la cuota de vacunado continúa tan baja", señaló Hilgers. "Eso también protegería a los niños".

 El presidente del Instituto Robert Koch, Lothar Wieler, expresó una opinión más neutral. La vacunación obligatoria es "un medio, y aquí comparto la opinión de la Organización Mundial de la Salud, que nadie quiere", indicó Wieler. "En realidad, nadie quiere que la vacunación sea obligatoria. (...) Pero cuando se ha probado todo lo demás, la OMS dice: entonces también hay que pensar en la vacunación obligatoria".

El trasfondo del debate es que los expertos creen que la cuota de vacunados en Alemania es demasiado baja. Sin embargo, recientemente la cuota de vacunados ha vuelto a aumentar, especialmente en lo que respecta a las vacunas de refuerzo. La situación infecciosa ha empeorado drásticamente en las últimas semanas, alcanzando día tras día nuevos máximos en la tasa de incidencia de siete días.