Nuevo supercomputador en funcionamiento

Un nuevo tipo de potente computador cuántico para la investigación europea ha entrado en funcionamiento en el Forschungszentrum Jülich.

Neuer Supercomputer in Betrieb
dpa

Jülich (dpa) - El lunes entró en funcionamiento en el Forschungszentrum Jülich un nuevo tipo de potente computador cuántico para fines de investigación. El sistema, desarrollado en Canadá, pasa a formar parte de la infraestructura existente para la computación cuántica en Jülich. Así, científicos de toda Europa tendrán acceso a una maquinaria con computadores de diferentes niveles de madurez tecnológica.

La ministra alemana de Investigación, Bettina Stark-Watzinger (FDP), habló de un salto cualitativo en el desarrollo. "Las tecnologías cuánticas pueden constituir un enorme avance ", señaló la ministra.

Como áreas de aplicación, mencionó los cálculos de modelos para la investigación climática, la comunicación a prueba de escuchas, la planificación de flujos de tráfico en tiempo real, el desarrollo de nuevos principios activos, o el análisis de procesos complejos en mercados financieros.

Dado que estos computadores necesitan un lugar libre de vibraciones, se construyó especialmente un nuevo edificio con dos salas de máquinas en Jülich. Los pabellones tienen cimientos especiales que absorben las vibraciones. Los procesadores también tienen que estar muy bien refrigerados. "JUNIQ" son las siglas de Jülich User Infrastructure for Quantum Computing. El centro de investigación está situado al oeste de Colonia, cerca de la mina de lignito a cielo abierto de Hambach.

El centro de investigación habló de un trabajo pionero en el desarrollo de las tecnologías de la información del futuro. Los computadores cuánticos son considerados mucho más potentes que los computadores centrales convencionales. Los computadores tradicionales funcionan con bits. Un bit sólo puede asumir dos estados: "uno" y "cero" o "encendido" y "apagado". Los computadores cuánticos, en cambio, funcionan con qubits ("bits cuánticos"). Un qubit puede representar no sólo el "uno" y el "cero", sino teóricamente un número infinito de estados intermedios y simultáneos.