“El periodismo es hoy más importante que nunca”

Noticias falsas, bots sociales, la libertad de prensa amenazada: ¿qué pueden oponer a ello los medios de comunicación tradicionales? Respuestas de Peter Limbourg, director general de la Deutsche Welle.

DW-Intendant Peter Limbourg
DW-Intendant Peter Limbourg DW/M. Müller - DW-Intendant Peter Limbourg

Alemania. En el Global Media Forum (GMF) de la Deutsche Welle (DW), que tiene lugar del 19 al 21 de junio en Bonn, se reúnen 2.000 periodistas, expertos en medios de comunicación y representantes de la política, la cultura y la sociedad de todo el mundo. Peter Limbourg, director general de la Deutsche Welle, habla en nuestra entrevista sobre los pros y contras de los medios sociales para el periodismo. Y expresa una dura verdad.

 

Sr. Limbourg, el lema del Global Media Forum 2017 reza “Identity and Diversity”.  ¿Puede esbozar brevemente la gama de temas?

Con el lema de 2017 llamamos a nuestros invitados de más de 100 países a debatir sobre enfoques de solución para una creciente diversidad en el mundo, que genera inseguridades en muchos aspectos. Identidad y diversidad son conceptos centrales sobre los que queremos discutir bajo el tema “The Place made for Minds” con diferentes “influencers” y “change makers” provenientes de todo el mundo.

 

¿Cómo pueden recuperar confianza los medios de comunicación en una “era posfáctica”? ¿Han sido arrollados los medios tradicionales por la dinámica propia de los medios sociales?

Los medios de comunicación no son todos iguales. Nosotros nos definimos a partir de los grupos destinatarios para los que trabajamos como periodistas. Un periódico local difícilmente tendrá problemas con la credibilidad. En ese caso, los periodistas y el grupo destinatario se hallan muy próximos. Un portal de internet en el que valerosos periodistas ponen al descubierto manipulaciones de un régimen hallarán también sus leales lectores.

 

A renombrados periódicos, tales como el “New York Times” y el “Washington Post” la “era posfáctica” trajo un creciente número de suscriptores. Mucha gente se dirige a un medio de comunicación reconocido cuanto siente que necesita más información.

 

Los periodistas, debemos probar todos los días que nuestros usuarios pueden confiar en nosotros. Es no es nada nuevo, pero hoy hay que cultivarlo más. Nos hallamos en una fase de uso de canales de difusión digitales que todavía carecen de reglas de juego claras. Por un lado, saludamos las nuevas posibilidades que nos permiten informar más rápido y mejor y tener relevancia en la vida cotidiana de los usuarios. Pero, como a través de los medios sociales cualquiera puede difundir lo que quiere, se ponen a circular noticias falsas y muchas tonterías. En el Global Media Forum hablaremos con los participantes sobre sus experiencias desde diferentes perspectivas. Justamente para los medios sociales será posible seguramente hallar interesantes enfoques, de los cuales se puedan beneficiar medios de comunicación tradicionales y mercados de medios en todas las regiones del mundo.

 

Muchas redacciones oponen al populismo una ofensiva de hechos. ¿Basta eso? ¿Cómo puede llegarse también a aquella gente que rechaza los hechos, tildándolos de “propaganda” o “mentiras”? Al fin y al cabo, cada uno puede hallar en internet el canal que se corresponde con su cosmovisión individual.

Nunca se podrá alcanzar a todos con solo un mensaje. Y está bien que sea así. En un sistema que funcione hay lugar para muchos puntos de vista y opiniones. La tarea de los medios de comunicación es ofrecer a los usuarios ofertas reconocibles siempre como independientes y en lo posible, objetivas. Debe existir una masa crítica de  publicaciones, emisoras y portales que quieran y puedan ofrecer a sus usuarios contenidos de alta calidad. Importante es que este debate ha agudizado en muchos periodistas el interés por lo esencial. Para recuperar a usuarios que desconfían de los medios de comunicación tradicionales es imprescindible que los periodistas sean capaces de realizar una autocrítica adecuada cuando han cometido errores.

 

Pero, también es cierto que seguramente no podrá sacarse de una burbuja a aquellos que voluntariamente se han encerrado en ella.

 

¿Cuán grande es el peligro de que los social bots manipulen opiniones e influyan sobre elecciones?

Sobre ello se debate mucho. No es posible estimar con precisión los posibles peligros. Las posibilidades técnicas de las que disponen hoy los hackers son preocupantes, ya que pueden bloquear el software en un hospital y poner en peligro la vida de los pacientes o hacer colapsar el abastecimiento energético en áreas densamente pobladas. Se trata de peligros que, lamentablemente, se han transformado en realidad. El mejor medio contra los bots sociales es un periodismo que sensibilice a los usuarios de los medios sociales y a la opinión pública en general.

 

Otra prioridad del Global Media Forum es la inteligencia artificial en el periodismo. Robots generan ya desde hace tiempo textos sobre deporte, finanzas o el tiempo. ¿Es positivo o negativo?

Ninguna máquina puede realizar una investigación periodística ni relatar en forma comprensible y empática el componente humano detrás de un titular. Cuando se trata de recolectar datos sobre el tiempo atmosférico o la actividad en la bolsa, la automatización es, sin duda, positiva y ayuda a ahorrar tiempo. Y puede dejar a los periodistas más tiempo para investigar sobre temas, por ejemplo, o escribir análisis o proporcionar  información de trasfondo.

 

La digitalización del entorno laboral de los periodistas no puede detenerse y tiene claras ventajas. Ahora tenemos la posibilidad de dialogar con tantos seres humanos como nunca antes. Esa es una gran oportunidad para saber qué opina el público de nuestra oferta informativa, qué temas son relevantes para quién en el mundo. Esa retroinformación directa es particularmente importante para una emisora internacional como la Deutsche Welle. La Deutsche Welle necesita también historias auténticas y no historias generadas por algoritmos. Tenemos corresponsales en más de cien países, que informan sobre lo que sucede en cada lugar. Muchos de esos informes son difundidos a través de nuestros canales mundiales, desde la televisión, pasando por Twitter hasta Facebook e Instagram.

Lo decisivo, sin embargo, no es el canal de difusión, sino el contenido. El periodismo es hoy más importante que nunca, porque vivimos en una era de grandes transformaciones, en la que el análisis y la evaluación son imprescindibles.

 

Global Media Forum 2017, del 19 al 21 de junio de 2017 en Bonn

© www.deutschland.de