La actriz Hanna Schygulla mira hacia atrás

Fue la musa de Fassbinder y trabajó con los más grandes directores de cine de Europa: Al cumplir los 70, Hanna Schygulla echa la vista atrás.

picture-alliance/dpa-Zentralbild - Hanna  Schygulla
picture-alliance/dpa-Zentralbild - Hanna Schygulla picture-alliance/dpa-Zentralbild - Hanna Schygulla

Sus nombres están estrechamente relacionados: Hanna Schygulla y Rainer Werner Fassbinder. La actriz fue la "antiestrella" femenina del exitoso cineasta alemán de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado, el rostro del Nuevo Cine Alemán. La singular actuación de Schygulla en el rol de Maria Braun la hizo conocida mundialmente. Pero también hizo el papel de Effi Briest y a Lili Marleen. El escritor Georg Stefan Troller describió una vez a Hanna Schygulla como "por un lado abrumadoramente femenina y suave y, por otro lado, altiva y arrogante. Es una persona narcisista sin vanidad".

Después de la prematura muerte de Fassbinder en 1982, gracias a su larga colaboración con directores como Jean-Luc Godard, Marco Ferreri, Ettore Scola, Andrzej Wajda, Alexander Sokurov y Fatih Akin, Schygulla se convirtió en una peculiar actriz del cine europeo. Por su papel en la película de Marco Ferreri "Storia di Piera", Schygulla recibió en 1983 el gran "premio a la mejor actriz" en el festival de Cannes.

En su autobiografía titulada "Wach auf und träume" (Despierta y empieza a soñar), que la actriz presentó a finales de 2013 con motivo de sus 70 años de vida, la parisina por elección repasa sus tiempos con Fassbinder y relata su vida en tres patrias: Polonia, Alemania y Francia. Nacida en Silesia, en Katowice (Kattowitz), huyó con su madre a Múnich y creció dentro del milagro alemán. A los 20 años conoció personalmente a Fassbinder: "Él sería el personaje más importante en mi camino como actriz". Pero la proximidad creativa terminó después de casi 20 años debido a una disputa. Después del conflicto con Fassbinder, Schygulla se traslada a París, donde ya había aprendido el idioma cuando era joven. Aquí vive y trabaja, y decide dejar de lado la carrera por algunos años, cuando sus padres ancianos necesitaban sus cuidados. También de esto se trata en la autobiografía de Schygulla: del ser humano detrás de la actriz.

"Hanna Schygulla –Traumprotokolle" en la Academia de Artes de Berlín desde el 1 de febrero al 30 de marzo de 2014

www.adk.de

© www.deutschland.de