"Divulgar más las verificaciones de hechos"

El politólogo Josef Holnburger explica cómo se propaga la desinformación y qué puede ayudar a combatir las noticias falsas.

Experto en lucha contra la desinformación: Josef Holnburger
Experto en lucha contra la desinformación: Josef Holnburger CeMAS

El politólogo Josef Holnburger forma parte, junto con Pia Lamberty, del comité directivo del Center für Monitoring, Analyse und Strategie (CeMAS), una organización sin ánimo de lucro que se ocupa de los problemas de las ideologías conspirativas, la desinformación, el antisemitismo y el extremismo de derechas.

Sr. Holnburger ¿qué son las fake news?
Nosotros distinguimos científicamente entre información errónea y desinformación. Por ejemplo, si una cita falsa se difunde accidentalmente porque alguien no estaba escuchando bien, eso es información errónea. La desinformación, en cambio, es una información falsa difundida deliberadamente, como cita original pero realmente inexistente o cita real colocada deliberadamente en un contexto falso. En la opinión pública, esto se suele denominar fake news.

¿Ha aumentado el peligro de la desinformación?
Hoy es mucho más fácil difundir la desinformación que antes. Por eso, el peligro también ha aumentado. La difusión funciona de forma alarmantemente bien gracias a la emocionalización en redes sociales. De ahí que en particular las grandes plataformas necesitan buenas normas si quieren frenar la desinformación. Esto puede significar limitar el alcance de cuentas o incluso bloquearlas. Sin embargo, los usuarios también deben ser informados de información falsa mediante el fact-checking o verificación de hechos.

¿Por qué la gente cree en afirmaciones obviamente falsas?
La gente cree en la desinformación porque quiere creer en ella, porque corresponde a sus creencias políticas. Hay ideólogos de la conspiración a los que no se puede persuadir ni siquiera con hechos. Estas personas creen incluso en informaciones erróneas y contradictorias. Piensan por ejemplo que el coronavirus es un arma biológica desarrollada por fuerzas ocultas o un inofensivo virus de la gripe.

¿Qué se puede hacer contra la desinformación?
Sobre todo, es importante proveer hechos al entorno de personas susceptibles a ideologías conspirativas. Aún tienen acceso a ellos en la familia o en el trabajo. Por eso hay que difundir más las verificaciones de hechos: a través de sindicatos, iglesias, clubes y asociaciones. También hay que apoyar a organizaciones como "Veritas" o " entschwört" que asesoran a personas cuyos familiares creen en ideologías conspirativas.

¿Qué consejos puede dar en principio para evitar caer en la desinformación?
Hay que saber que los titulares o las citas muy emocionalizadas suelen indicar desinformación. Las fotos, en particular, se pueden falsificar muy rápidamente. Por ejemplo, si los políticos aparecen con una expresión facial muy distorsionada, es probable que las imágenes estén manipuladas. Por otro lado, las contribuciones en medios de comunicación conocidos en Alemania están sujetas a buenas normas, por lo que se puede confiar por lo general en esa información. En las redes sociales, hay que prestar atención a cuentas verificadas que muestran si la cuenta pertenece realmente a la persona o no.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.