Contener la "infodemia"

Mitos, rumores, desinformación: Qué papel desempeñan en la crisis del coronavirus y cómo reconocerlos.

La información falsa sobre la pandemia del coronavirus se propaga rápidamente.
La información falsa sobre la pandemia del coronavirus se propaga rápidamente. picture alliance / SvenSimon

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte sobre una "infodemia". Con este término la OMS hace referencia a que la información falsa sobre la pandemia del coronavirus se está extendiendo tan rápido como el virus. Cinco preguntas y respuestas sobre el tema

¿Qué tan grave es?

"Estamos asistiendo a un aumento de varias formas de falsa información, desinformación, mitos o simplemente tonterías", explica Lutz Güllner, jefe de comunicación estratégica del Servicio Europeo de Acción Exterior en el podcast del Gobierno alemán. Comenta que la información errónea se propaga hasta seis veces más rápido que los hechos. "Cuanto más dramática es la información y más provocativo el envase, más interesante se vuelve. "

¿Hay un patrón general?

"Hay una narrativa general acerca de la supuesta incapacidad de las democracias para hacer frente a la crisis", indica Güllner. Ésta es también la conclusión a la que llega un estudio del Instituto Reuters de la Universidad de Oxford, en el que ha participado el científico alemán de medios de comunicación Felix Simon. "Afirmaciones engañosas o falsas sobre acciones de las autoridades, los gobiernos y las organizaciones internacionales representan la categoría más amplia, ya que representan el 39% de las contribuciones de la muestra realizada por nosotros".

¿De dónde vienen las fake news?

El espectro va desde teorías conspirativas hasta desinformación encauzada por Estados. Lo decisivo es el efecto: por ejemplo, solo el 20 por ciento de los artículos examinados por el Instituto Reuters procedían de políticos u otras personas conocidas, pero se comparten de forma particularmente frecuente.

¿Cómo es posible reconocer la desinformación?

Lutz Güllner menciona tres criterios. Primero: la fuente. Los usuarios deben comprobar de dónde procede exactamente la información. Segundo: el contenido. La información falsa a menudo se presenta como una verdad absoluta, sin contraponer otras opiniones. En tercer lugar, uno debe preguntarse: "¿Se dirige específicamente a mí porque soy particularmente activo en ciertos grupos de redes sociales? ¿Hay alguna conexión entre la información y mi interés personal? Entonces deberían sonar las alarmas."

¿Qué ayuda contra la "infodemia"?

Las redacciones de periódicos y radios, así como las redes de investigación con sus verificaciones de hechos, hacen un importante aporte. También hay centros de investigación que ofrecen informes sobre noticias, por ejemplo en Alemania el sitio web Correctiv.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.