El nuevo monstruo mediático

En la crisis están de moda las teorías de conspiración. ¿Qué se puede hacer para combatirlas? Cinco preguntas a Katharina Nocun.

Frau mit Aluhut
dpa

publicó junto con Pia Lamberty el superventas “Fake Facts. Cómo teorías de conspiración determinan nuestro pensamiento”.

Sra. Nocun, las teorías de conspiración están en auge. ¿Qué tan peligrosas son?
Quien cree que el virus no existe no se protege ni a sí mismo ni a los demás. Mucha gente ahora está muy preocupada por amigos o familiares que han caído en la vorágine de las narrativas de conspiración. Eso no puede tomarse a la ligera, ya que puede tener consecuencias fatales a largo plazo. Quien cree que en la medicina existe una gran conspiración puede dejar de ir al médico en caso de enfermedad grave, prefiriendo ponerse en manos de curanderos. Un comportamiento de ese tipo puede terminar mortalmente.

Katharina Nocun
Katharina Nocun www.GordonWelters.com

¿Es el auge actual de las teorías de conspiración un fenómeno de internet?
Durante la dictadura nazi, los mitos de conspiración antisemitas fueron una parte central de la propaganda. Incluso se enseñaba en las escuelas. Culpar a internet de su propagación sería poco serio. Por supuesto, los ideólogos de la conspiración utilizan hoy plataformas como Facebook, Instagram, YouTube o Telegram. Pero en esas mismas plataformas también hay muchos usuarios que proporcionan contenidos educativos sobre los peligros de los mitos de la conspiración. Y, por cierto,, también hay medios de comunicación tradicionales que dan una plataforma a los ideólogos de la conspiración. No todo es tan simple.

Quien cree que todas las elecciones son falseadas, en algún momento deja de ejercer su derecho al voto.

Katharina Nocun

La creencia en mitos de conspiración hace disminuir también la confianza en las instituciones y los medios de comunicación serios. ¿Es ello una amenaza para la democracia?
Quien cree que todas las elecciones son falseadas, en algún momento deja de ejercer su derecho al voto. Es normal en una democracia que discutamos sobre diferentes opiniones. Pero que grupos inventen sus propios “hechos” pone en peligro nuestra capacidad de encontrar buenas soluciones para urgentes problemas. Y ello no solo vale para la pandemia.

¿Y cómo se lo puede combatir?
La gente es menos propensa a creer en conspiraciones si se le ha informado y sensibilizado sobre las estrategias de los ideólogos de las conspiraciones. Ese tipo de programas educativos deben ser incluidos urgentemente en los planes de estudios escolares.

Entrevista: Martin Orth

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.