Cooperación y competencia

En Alemania, el Gobierno es asesorado por un Consejo de Economistas. Presentamos a una de sus integrantes: Veronika Grimm

Veronika Grimm asesora al Gobierno alemán.
Veronika Grimm asesora al Gobierno alemán. picture alliance/dpa

En Alemania, el Gobierno es asesorado en muchas áreas por científicos/as e investigadores/as. Aquí presentamos a las personalidades y los grupos de expertos más importantes. Hoy: la profesora Veronika Grimm, miembro del Consejo Alemán de Expertos Económicos. 

“El fútbol es un gran deporte: aprendes a jugar en equipo”, dijo en una entrevista Veronika Grimm, jefa de la Cátedra de Teoría Económica de la Universidad Friedrich-Alexander (FAU), de Núremberg /Erlangen: “Esa interacción entre la cooperación y la competencia es particularmente fascinante sobre todo en los deportes de equipo”. La investigadora, que se especializa en aspectos económicos de la política energética y climática, recomienda aplicar esa tesis también a la política. El Estado, escribe en un artículo periodístico, es “menos necesario como financiador que como pionero en la transformación hacia una economía sostenible, (...) que crea las condiciones para la transformación”. Grimm agrega: “Desafortunadamente, todavía apostamos demasiado por los programas de subsidios del Gobierno y muy poco por los mecanismos de fijación de precios”. Porque: “Los mecanismos de mercado serían mucho más efectivos para la coordinación de todos los actores”.

Grimm estudió economía y sociología en Hamburgo y Kiel, se doctoró de la Universidad Humboldt de Berlín, realizó investigaciones en España y Bélgica y fue nombrada catedrática en la Universidad de Colonia. Desde 2020, es una de los cinco “expertos económicos”, el órgano asesor más conocido del Gobierno alemán.

Propuestas prácticas para la gestión eficiente del CO2

La experiencia de Grimm no se limita a la visión teórica de la economía: la profesora hace también propuestas muy concretas. Por ejemplo, producir acero con la técnica de reducción directa de hierro (DRI) bajaría las emisiones en dos tercios, incluso si se utiliza gas natural en lugar de coque. Si solo un tercio de todos los altos hornos utilizara hasta 2030 esa técnica se podría lograr ya una cuarta parte de la reducción total de CO2 prevista hasta ese año para toda la industria alemana. Otra gran oportunidad para la industria alemana ve Grimm en la construcción de vehículos alimentados por baterías o pilas de combustible.

La experiencia de Grimm no se limita a una visión teórica de la economía, sino que hace propuestas muy concretas. Por ejemplo, la conversión de la producción de acero a la reducción directa del hierro (DRI), que reduciría las emisiones en dos tercios incluso utilizando gas natural en lugar de coque. Si sólo un tercio de todos los altos hornos se reconvirtiera en 1930, se podría conseguir una cuarta parte de la reducción de CO2 prescrita para el conjunto de la industria alemana. Ve otra gran oportunidad para la industria alemana en la construcción de vehículos con motor eléctrico alimentado por  baterías o pilas de combustible.

¿Y cuando la madre de tres hijos no ejerce la docencia, investiga o aconseja? A Veronika Grimm le gusta correr largas distancias, practicar búlder o snowboard y entrenar al equipo de fútbol de su hija.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.