¿El fin de la digitalización?

Alemania apuesta por innovaciones disruptivas. Aquí presentamos cuatro ideas que están a punto de ser implementadas. Parte 3: computadora analógica.

Bernd Ulmann y su computadora analógica
Bernd Ulmann y su computadora analógica SPRIND GmbH

Casi ninguna otra tecnología ha cambiado nuestro mundo tanto como la computadora digital. El principio subyacente de acceder a conocimientos es, sin embargo, solo una de las formas posibles de interpretar la realidad. El científico informático profesor Bernd Ulmann lo describe de esta manera: se corta una pregunta en muchas pequeñas rebanadas y se resuelve el problema paso a paso, controlado centralmente por una instrucción definida con precisión: el algoritmo. Para ese propósito, los comandos necesarios se almacenan en la memoria de la computadora.

Si bien ese proceso es extremadamente exitoso, tiene sus límites. Uno es el inmenso consumo de energía causado por miles de millones de operaciones informáticas que una computadora debe realizar por segundo para resolver problemas complejos. Tampoco las miles de millones de unidades de computación paralelas que hacen que las supercomputadoras sean tan rápidas pueden aumentarse arbitrariamente: difícilmente pueden llegar a ser más pequeñas que los átomos utilizados para construir los circuitos.

Las computadoras analógicas se semejan a las redes neuronales

Por ello, Ulmann planea revivir computadoras que calculan de manera completamente diferente e incluso fueron dominantes desde principios de la década de 1940 hasta la década de 1970 para realizar cálculos científicos complejos: las computadoras analógicas. Mientras que un ordenador digital solo tiene unas pocas unidades de cálculo que procesan instrucciones muy sencillas con extrema rapidez, un ordenador analógico está formado por un gran número de unidades de cálculo interconectadas, desde unas docenas hasta miles y en el futuro incluso millones, explica el informático. En lugar de proceder paso a paso y mover miles de millones de bits de un lado a otro, la cuestión a resolver se reconstruye, por así decirlo, electrónicamente en ese circuito. A continuación, el resultado se lee por medición.

Las computadoras analógicas se semejan a redes neuronales biológicas como el cerebro, que puede procesar enormes cantidades de información sin consumir más energía que una bombilla de 30 vatios. Por ello, Ulmann también ve un área principal de aplicación en el campo de la inteligencia artificial, que imita esas estructuras de red. Utilizadas inteligentemente, las computadoras analógicas serían muy superiores a las computadoras digitales.

A diferencia de las computadoras analógicas clásicas, que están interconectadas con innumerables cables, Bernd Ulmann está trabajando en un chip de computadora analógica en el que determinadas interconexiones puedan configurarse libremente. El control se llevaría a cabo a través de una computadora digital que se conecta a la computadora analógica, conformando un sistema híbrido. En declaraciones al medio digital faz.net, Ulmann dijo: “Las computadoras analógicas son el siguiente paso natural en el desarrollo de nuestros sistemas informáticos hacia un rendimiento cada vez mayor y, al mismo tiempo, una mayor eficiencia energética”.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.