La solución al problema del plástico

Alemania apuesta por innovaciones disruptivas. Aquí presentamos cuatro ideas que están a punto de ser implementadas. Parte 2: microflotación.

Roland Damann y su planta de microflotación
Roland Damann y su planta de microflotación SPRIND GmbH

Vivimos en un mundo lleno de plástico. Se estima que desde 1950 hasta hoy se han producido ocho mil millones de toneladas. De ellas, solo el 30 por ciento ha sido reciclado, el 70 por ciento restante ha acabado en gran medida en los océanos.  La luz solar y la acción de las olas lo hacen cada vez más pequeño hasta que los trozos tienen un tamaño de solo 0,1 a 5 milímetros. Ese microplástico entra en la cadena alimentaria y, por lo tanto, también en el organismo humano: consumimos en promedio el peso de una tarjeta de crédito por semana.

Roland Dammann y su equipo
Roland Dammann y su equipo SPRIND GmbH

El ingeniero Roland Damann quiere que ello cambie: con la técnica de la microflotación. La técnica consiste en que burbujas de aire microscópicas con un diámetro de solo un tercio de un cabello humano se introducen en el agua en altas concentraciones. Casi todas las partículas sólidas que se hallan en el agua se adhieren a ellas y suben a la superficie. Allí, la película de suciedad puede eliminarse fácilmente. La tecnología ya se está utilizando en plantas de tratamiento de aguas residuales para la prelimpieza de los líquidos. Según Damann, el rendimiento de los sistemas puede aumentarse hasta en un 50 por ciento con solo un mínimo de más espacio.

Éxito del 99,7 por ciento en el laboratorio

El proceso para extraer partículas de microplástico de aguas abiertas es igual de eficiente. En el laboratorio, Damann y su equipo pudieron extraer el 99,7 por ciento de las partículas de plástico contenidas en agua del río Weser. Para garantizar que el sistema también funcione en aguas abiertas, Damann y su equipo están trabajando en el prototipo de un dispositivo que flota libremente. Puede ser imaginado como una gigantesca cesta de frutas flotando boca abajo en el agua, dice el ingeniero. En la parte superior se coloca un anillo flotante, en la parte inferior, válvulas producen una nube de microburbujas, que atraen el plástico como un imán, lo sujetan y lo transportan hacia arriba.

“En la variante de flujo libre, la microflotación es actualmente la mejor solución técnica y económica para extraer microplásticos de entre 0,1 y 5 milímetros de tamaño del agua sin productos químicos y con muy poco gasto de energía”, dice Damann en el podcast de la Agencia Federal de Innovaciones Disruptivas (SPRIND), que apoya su proyecto. El siguiente paso: un sistema para aguas estancadas, como cuencas de retención de lluvia o represas. Luego, Damann quiere abocarse a la solución del problema en aguas fluyentes.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.