¿Éxito cercano?

Rafael Laguna de la Vera cree que una innovación disruptiva podría resolver muchos de los problemas del mundo. Aquí revela a cuáles se refiere.

Rafael Laguna de la Vera
Rafael Laguna de la Vera SPRIND GmbH

Rafael Laguna de la Vera es director fundador de la Agencia Federal de Innovaciones Disruptivas (SPRIND). Cuatro preguntas a este fundador de una startup y emprendedor tecnológico.

Señor Laguna de la Vera, con SPRIND usted quiere promover innovaciones revolucionarias. ¿Tiene algunas ya en la mira?
Comenzamos el 1 de enero de 2020 y hasta ahora hemos recibido ya más de 800 presentaciones de proyectos. Después de nuestra validación, 60 propuestas tienen potencial para dar un salto de innovación, seis proyectos ya están en fase de financiación. Uno de los enfoques está puesto en el medio ambiente y la energía. Se trata, por ejemplo, de la eliminación de microplásticos de las masas de agua con la ayuda de pequeñas burbujas de aire o de la generación de energía con aerogeneradores de gran altura, con los cuales esperamos poder lograr un precio de la energía por debajo de los 3 centavos el kilovatio hora.

Una solución podría ser la fusión nuclear. Sabemos cómo funciona. Es solo una cuestión de esfuerzo poder desarrollarla.

Rafael Laguna de la Vera

Suena a grandes innovaciones, pero ¿por qué son innovaciones disruptivas?
Las innovaciones disruptivas son aquellas que mejoran sostenidamente nuestras vidas. No necesitamos más falsas innovaciones. Ir de compras, pedir taxis, salir de vacaciones: todo eso ya era posible antes de Amazon, Uber y Airbnb. Necesitamos innovaciones revolucionarias que mejoren la vida de tantas personas como sea posible en la mayor medida posible. Es el caso de los aerogeneradores de gran altura y los nuevos tipos de plantas de tratamiento de aguas residuales.

¿Cómo se posiciona Alemania internacionalmente a ese respecto, tanto histórica como en el presente, es decir, desde la impresión de libros hasta Biontech, por así decirlo?
Hasta hace poco, las innovaciones revolucionarias creadas y desarrolladas en Alemania provinieron principalmente de las industrias automotriz o química. Biontech es, por supuesto, algo fantástico, porque la empresa no solo desarrolló la nueva vacuna de ARNm, sino que también la comercializó y escaló. Ahora es un grupo con una capitalización de miles de millones de dólares. Desafortunadamente, se trata de una excepción y no de la regla. Nosotros queremos cambiar eso.

Si pudiera hacer realidad una innovación disruptiva, ¿cuál sería?
Podríamos resolver el 50 por ciento de los problemas del mundo si tuviéramos una generación de energía tan barata que la facturación ya ni siquiera valiera la pena. Y eso no es tan descabellado, porque nadamos en un mar de energía. Sin embargo, todavía no hemos logrado llevar esa energía a una forma transportable y almacenable en la medida requerida. Una solución podría ser la fusión nuclear. Sabemos cómo funciona. Es solo una cuestión de esfuerzo poder desarrollarla. Actualmente registramos una aceleración del desarrollo de la técnica de fusión a través de start-ups y nuevas tecnologías.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.