Startups con futuro

Tres empresas emergentes demuestran lo que es posible, incluso en sectores que hasta ahora no se habían destacado por su sostenibilidad.

Wingcopter: los fundadores y su innovadora aeronave
Wingcopter: los fundadores y su innovadora aeronave Wingcopter Jonas Wresch

Drones que salvan vidas

Jonathan Hesselbarth, Tom Plümmer y Ansgar Kadura dejaron sus estudios universitarios para desarrollar una aeronave que ya han lanzado con su empresa al mercado, y que combina las mejores propiedades de un helicóptero con las de un avión de alas fijas. El llamado Wingcopter convence por sus especiales características: despegue y aterrizaje en el menor espacio sin pista ni rampa, velocidad: 150 kilómetros por hora, autonomía: 120 kilómetros, carga útil: seis kilos. El dron de reparto funciona con energía eléctrica y abre caminos completamente nuevos en la logística. Por ejemplo, el servicio de rescate aéreo estadounidense Air Methods quiere abrir nuevos campos de negocio con la startup de Hesse y utilizar drones para el transporte de productos médicos urgentes, como medicamentos, bolsas de sangre para transfusión, muestras sanguíneas o donaciones de órganos.

 

Screenshot Ecosia
Ecosia: Proteger el clima con consultas de búsqueda.

 

Un motor de búsqueda que planta árboles

El licenciado en administración de empresas Christian Kroll ha desarrollado una alternativa ecológica a Google. Su motor de búsqueda frena el cambio climático en lugar de maximizar los beneficios. Para ello, ha firmado un acuerdo de cooperación con Microsoft. Si escribes una consulta en Ecosia, verás los mismos resultados que en Bing, el motor de búsqueda de Microsoft. Lo mismo ocurre cuando haces clic en los anuncios. Sin embargo, Microsoft reconoce la procedencia de las consultas de Ecosia y devuelve gran parte de los ingresos a la startup con sede en Berlín. Con ellos, Ecosia planta árboles, más de 132 millones hasta ahora. Además, los servidores de Ecosia funcionan con electricidad verde. Ecosia es ya el octavo motor de búsqueda más utilizado del mundo.

Vinokilo: Robin Balser pone de moda el Vintage a lo grande.
Vinokilo: Robin Balser pone de moda el Vintage a lo grande. Vinokilo

La tendencia que se pone de moda

Con su startup Vinokilo, el carismático fundador Robin Balser quiere nada menos que poner patas arriba la industria textil europea. Todo empezó hace seis años, cuando vendía ropa de segunda mano al peso en eventos en su apartamento de Mainz. Antes de eso, había recogido los artículos a mano en un reciclador de ropa usada. Desde entonces, el negocio se ha disparado. No sólo en Alemania, sino en toda Europa, sus empleados seleccionan las mejores piezas de los recicladores y ya han salvado cientos de toneladas de ropa. "Vintage es renovar lo nuevo", es el lema de la empresa. Entretanto, incluso las grandes casas y marcas de moda se han sumado a la tendencia.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.