Abandonando el carbón para proteger el clima

Luego de las elecciones para el Bundestag y antes de la Conferencia sobre el Cambio Climático: Alemania planea abandonar el carbón. El tiempo apremia, pero aún hay algunas dificultades. 

Protesta contra el uso de energía del carbón
Protesta contra el uso de energía del carbón dpa

Alemania. El abandono del carbón es cosa decidida, si bien el cronograma de salida aún está poco claro. Independientemente de cuál pueda ser la nueva coalición de Gobierno después de las elecciones para el Bundestag 2017, Alemania abandonará la generación de corriente en centrales carboeléctricas. Alemania fue uno de los primeros países firmantes del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que por primera vez implica a todos los países del mundo y está considerado una señal para la “era de la descarbonización”. ¿Por qué se sigue debatiendo en Alemania? Estas son las más importantes preguntas en relación con el abandono del carbón.

 

¿Qué papel desempeña el carbón en la generación eléctrica en Alemania?

 

Algo más del 40 por ciento de la electricidad generada en Alemania en 2016 provino de centrales carboeléctricas. Pero la participación del lignito y la hulla en el mix energético disminuye. Creciente importancia tienen, por el contrario, las energías renovables, cuya participación en la generación eléctrica pasó de 16 por ciento en 2009 a un 29 por ciento actualmente. Pero si bien el futuro pertenece a las renovables, de la extracción de carbón dependen en Alemania aún numerosos puestos de trabajo. Si bien la última mina de hulla en Alemania será cerrada en 2018, en las regiones de lignito en Renania y el este de Alemania trabajan en el sector por lo menos 20.000 personas. La Asociación Federal del Lignito incluye en el cálculo también a los proveedores y estima que hasta unos 50.000 empleos dependen de ese carbón fósil mineral.

¿Qué estrategias existen para el abandono del carbón?

Ni siquiera los más decididos defensores del abandono del carbón niegan que hay que hallar soluciones para las regiones que hasta ahora dependen de la extracción de lignito. El think tank Agora Energiewende sugirió la creación de un fondo federal de transformación estructural de 250 millones de euros, que deberían ir por partes iguales a los estados federados de Renania del Norte-Westfalia y Brandeburgo. Angela Merkel, la canciller federal, anunció un diálogo con las regiones afectadas para reflexionar sobre qué opciones pueden ofrecerse al actual personal en el sector.

El objetivo hasta el año 2050 es que las emisiones de CO2 en Alemania se reduzcan en un 80 a un 95 por ciento.

¿Por qué es tan importante el abandono del carbón?

La combustión de portadores fósiles de energía es una considerable fuente de emisiones de CO2, dañino para el clima. Si Alemania no abandona la generación de energía a partir de carbón no logrará alcanzar sus ambiciosos objetivos de protección del clima. “Para lograr una reducción del 40 por ciento de CO2 hasta el año 2020, en Alemania deben cerrarse unas 20 de las centrales carboeléctricas más viejas”, dice Patrick Graichen, director de Agora Energiewende. El objetivo hasta el año 2050 es que las emisiones de CO2 en Alemania se reduzcan incluso en un 80 a un 95 por ciento. No hay tiempo que perder.

Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático 2017, 6 al 17 de noviembre, en Bonn

© www.deutschland.de