Combustible del aire

Una buena idea de Alemania: una joven empresa de Karlsruhe transforma CO2 en combustible limpio. Aquí explicamos cómo funciona esta tecnología del futuro. 

Philipp Engelkamp, Tim Böltken, Paolo Piermartini
Philipp Engelkamp, Tim Böltken, Paolo Piermartini Ineratec

Alemania. La energía solar y el dióxido de carbono (CO2), la electricidad ecológica y el gas de efecto invernadero: no suena justamente a combinación de ensueño. Sin embargo, con ambos puede producirse un combustible novedoso y ecológico. Para lograr ese objetivo, Tim Böltken, Philipp Engelkamp y Paolo Piermartini, tres jóvenes desarrolladores del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT) fundaron la empresa Ineratec.

¿Cuál es la idea?

El dióxido de carbono es un componente natural del aire. La amenaza para al clima mundial proviene del aumento artificial de CO2 provocado por el ser humano. En combinación con hidrógeno, es posible transformar el CO2 en gasolina, diésel y queroseno. El hidrógeno necesario se obtiene con energía solar a través de un proceso de electrólisis. Los combustibles así producidos son carbono neutral, porque al entorno es emitido nuevamente tanto CO2 como antes fue sacado del aire.

¿Cuál es el desafío técnico?

Es necesaria una compleja interacción de diferentes unidades de producción. Y el reactor, que al final del proceso transforma dióxido de carbono e hidrógeno en combustible líquido, era inimaginable hasta hace poco. Por lo menos, no en un tamaño que permitiera acoplarlo sensatamente a otras unidades de producción.

¿Cuál es la solución?

La startup universitaria logró construir un reactor que cabe en un contenedor de barco. Así fue allanado el camino para una cooperación europea: en Finlandia fueron producidos ya los primeros 200 litros de combustible sintético. Allí, el reactor de Karlsruhe se halla junto a una unidad “Direct Air Capture”, que filtra el dióxido de carbono del aire, y una unidad de electrólisis, que proporciona el hidrógeno producido con energía solar. El interés por el nuevo tipo de planta energética es grande.

Ineratec: CO2 es transformado en combustible ecológico. La planta piloto se halla en Finlandia.
Ineratec: CO2 es transformado en combustible ecológico. Ineratec

¿Cómo seguirá el proyecto?

Con un proyecto piloto no puede detenerse el cambio climático. Pero ya existen planes más ambiciosos. Con un reactor de Ineratec, el fabricante alemán de automóviles Audi producirá en Suiza a partir de 2018 hasta 400.000 litros de “e-diésel” por año. Ese diésel será vendido a través de una red de gasolineras asociadas al proyecto.

Más información: Ineratec

© www.deutschland.de