Bonn, ciudad de la ONU: centro de la sostenibilidad

Bonn ha desarrollado un claro perfil como sede de la ONU y lugar para el diálogo mundial sobre el futuro. En el campus de la ONU, sus 24 instituciones se sienten como en casa.

El campus de la ONU en Bonn
El campus de la ONU en Bonn laif

Mirándolo desde abajo, el edificio “Langer Eugen” se ve aún más impresionante de lo que ya de por sí es: 115 metros de acero, vidrio y madera, un fuerte símbolo y una atracción arquitectónica a orillas del Rin, en el antiguo barrio del Bundestag en Bonn. Quienes han pasado los controles de seguridad y recorren el corto camino hacia el edificio de gran altura sienten de inmediato el especial encanto del lugar. Desde aquí partían antes señales para todo un país, cuando todavía albergaba a las oficinas de los diputados del Bundestag alemán. Veinte años después del traslado del Gobierno Federal a Berlín, son enviadas desde aquí señales para todo el mundo. En lugar de una sola nación, hoy están representadas (casi) todas las naciones, con la misión de construir un mundo mejor. En Bonn hay 24 oficinas de las Naciones Unidas, que conforman el corazón de una red sinérgica: rodeado de autoridades y ministerios federales, organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales, instituciones científicas y empresas globales, el personal de las Naciones Unidas hace todo lo posible para implementar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) formulados en la Agenda 2030.

También a lograr esos objetivos dedican en Bonn sus esfuerzos las sedes centrales la Secretaría de la ONU de Lucha contra la Desertificación (CNULD), el Programa de Voluntarios de la ONU (VNU) y las oficinas de varios acuerdos de protección de especies. El Festival Global de Acción, que la Campaña de Acción pro ODS organiza anualmente en Bonn, transmite el dinamismo y el entusiasmo con que personas de todo el mundo abordan esa tarea. La Cumbre Mundial sobre el Clima de 2017, celebrada en la sede de la Secretaría del Clima de la ONU en Bonn (COP23), fue la mayor conferencia intergubernamental jamás celebrada en Alemania.

Bonn es el ­centro alemán de excelencia en política ­internacional y estrategias ­globales de ­sostenibilidad.

 

António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas

La Secretaría de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres de la “Convención de Bonn” fue la primera institución de la ONU en trasladar su sede a Bonn, en 1984. Una década más tarde, en la “Ley Berlín/Bonn” se definió el papel de la ciudad federal de Bonn como sede de instituciones de la política de desarrollo y de organismos internacionales. El 20 de junio de 1996 se izó la bandera de la ONU ante el edificio “Haus Carstanjen” en presencia del entonces secretario general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali, y de Angela Merkel, por entonces ministra de Medio Ambiente y ahora canciller federal. El Gobierno federal había cedido oficialmente a las Naciones Unidas el pequeño palacio a orillas del Rin como edificio de oficinas. La ONU ubicó allí secretarías e instituciones, convirtiendo así oficialmente a Bonn en una ciudad de la ONU. Desde entonces, Bonn es un actor mundial en cuestiones de la protección del clima y la sostenibilidad. La Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), dirigida por la diplomática mexicana Patricia Espinosa y con cerca de 500 empleados, es la mayor institución de la ONU en Bonn. Su tarea es promover la implementación del Acuerdo de París en todo el mundo.

En el Campus de la ONU, que desde 2006 alberga la mayor parte de las organizaciones de la ONU, trabajan actualmente unas 1.000 personas y la cifra va en aumento. Además del edificio “Langer Eugen” (Eugen Grande), en los últimos años se ha construido para la ONU otro edificio de gran altura (en Bonn, la gente se refiere a él de forma irónica como el “Kleiner Eugen”) (Eugen Pequeño), con 330 oficinas, cuya finalización está prevista para fines de 2021. Allí tendrá su sede la Secretaría del Clima de las Naciones Unidas El momento es oportuno, ya que Bonn celebra este año su 25º aniversario como ciudad de la ONU. “Que las Naciones Unidas formen parte de la ciudad es desde hace tiempo un sobreentendido, subrayando la internacionalidad y el cosmopolitismo que caracterizan a Bonn desde hace décadas”, resalta Katja Dörner, la alcaldesa mayor de la ciudad. “Me complace especialmente que todas las instituciones aborden el tema de la sostenibilidad, el tema del futuro por excelencia”, agrega.

La búsqueda de respuestas globales

Bonn tiene mucho que ofrecer. Está ubicada a orillas del Rin, a unos 30 kilómetros al sur de Colonia, enmarcada, por un lado, por los montes Siebengebirge y, por el otro, por las estribaciones del macizo de Eifel. Con alrededor de 330.000 habitantes, la ciudad natal de Beethoven no es una metrópoli, pero sí lo suficientemente grande para tener una interesante vida cultural. Incluso una secretaría de la ONU, la CNULD, participa en esa área, apoyando desde 2017 el festival de música del mundo “Over the Border”. “Para nosotros, es una excelente oportunidad para llamar la atención sobre nuestra misión”, explica el español Marcos Montoiro, portavoz de la CNULD. “La desertificación, la sequía y la degradación de los suelos son problemas que no se limitan a las zonas desérticas de África”, agrega Montoiro. Por eso, subraya, “necesitamos una respuesta global y debemos luchar por ella en toda oportunidad que tengamos”. El festival “Over the Border” es solo un componente. “Por un lado, es una oportunidad para agradecer a la ciudad de Bonn por habernos recibido tan calurosamente. Por otro, la cooperación nos da la oportunidad de ganar el apoyo de grandes artistas para nuestra causa”.

En ese contexto, la secretaría de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) apoya desde 2017 el festival de música mundial “Over the Border”. “Para nosotros es una excelente oportunidad para llamar la atención sobre nuestra misión", explica Marcos Montoiro, portavoz de la CNULD. “La desertificación, la sequía y la degradación del suelo son problemas que no se limitan a las zonas desérticas de África”, agrega. “Necesitamos una respuesta global y tenemos que luchar por ella en cada oportunidad que tengamos”. El festival "Over the Border" que, como todos los grandes eventos, no se realizó en 2020 debido a la pandemia del coronavirus, es un componente más en esa lucha. “La pandemia ha cambiado nuestras prioridades y nuestra percepción de los demás. Es precisamente ahí donde el festival puede ayudar, porque nos permite empatizar con quienes tienen una cultura diferente, una forma de vida diferente. Al mismo tiempo, a través de la cooperación, tenemos la oportunidad de atraer a grandes artistas a nuestra causa”.

Que las Naciones Unidas formen parte de la ciudad es desde hace tiempo un sobreentendido

Katja Dörner, alcaldesa mayor de Bonn

Bonn aprecia y apoya ese compromiso. La ciudad se promociona con el eslogan “Bonn sostenible”, promueve a “embajadores del clima”, participa en la red internacional “Fair Trade Town” y es sede de una de las cuatro oficinas regionales de la Red de Sostenibilidad de Alemania. En Bonn tienen su sede, además, la Agencia Federal para la Conservación de la Naturaleza y la agencia de cooperación Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ). Una importante institución de la ciudad es asimismo la Universidad de Bonn, con 34.000 estudiantes. La carrera “Geography of Environmental Risk and Human Security” es el primer máster conjunto del mundo entre una universidad y la Universidad de la ONU. Además, ambas han unido fuerzas con la Universidad de Ciencias Aplicadas Bonn-Rhein-Sieg y otros instituciones de la ciudad para formar la “Alianza de Bonn para la Investigación de la Sostenibilidad”. También la actual coalición en el concejo municipal de Bonn, formada por Los Verdes, SPD, La Izquierda y VOLT, hace hincapié en la protección del medio ambiente y planea, entre otras cosas, prohibir la circulación de automóviles en el centro de la ciudad, impulsar una mayor circulación de bicicletas y lanzar un paquete de inversiones en materia de clima. “Como ciudad asumimos responsabilidad en cuestiones tan importantes como la protección del medio ambiente y el clima, los objetivos de desarrollo sostenible y la paz y la justicia en el mundo”, explica Dörner. “Por eso siempre es para nosotros muy importante apoyar el trabajo de las Naciones Unidas en Bonn y hacerlo visible”, agrega.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informativo