Sin insignia de pionero

Angie Pohlers nació en Alemania del Este, en el año de la caída del Muro de Berlín. ¿Cómo ha vivido ella el crecimiento conjunto del Oeste y el Este?

Angie Pohlers
Kitty Kleist-Heinrich

A las abuelas les gusta contar historias del pasado. La mía hace lo mismo. Una anécdota ocurrió a mediados de los años 90 del siglo pasado, tal vez yo ya iba a la escuela. Habló de la República Democrática de Alemania (RDA), el país en el que nací en 1989 y en el que solo viví unos meses. Alrededor, me contó, había una muralla, y no podías salir. Quedé asombrado. "¡Como caballos en un establo!". Incluso más tarde me costaba entender cómo era la vida de mi familia antes de que yo estuviera allí. Antes de que cayera el Telón de Acero.

La RDA estaba muy lejos - y sin embargo presente

Para mí, la RDA fue siempre un mundo extraño, absurdo y lejano. Sin embargo, sigue siendo visible hasta hoy. Como una pequeña cicatriz que ha dejado una inyección en mi brazo. Quien tiene mi edad y tiene esta cicatriz, probablemente viene del Este. Y la RDA también se refleja en mi nombre de pila. Angie es un nombre como Cindy, Nancy, Jessica, Ronny y Mike, resultado del ansia de nuestros padres por las zapatillas Nike y las estrellas de MTV. Son nombres de los que la gente se burla hoy en día, pero que son la expresión de un sueño. El cual en algún momento se hizo realidad: cambio, libertad, paquete turístico, etc. Pero a veces también era una pesadilla: cambio estructural, desempleo, biografías rotas. Y los niños siempre en el medio.

Soy el primer miembro de la familia sin conocimientos de ruso, y el primero con amistades en el mundo.

Angie Pohlers, periodista

El Este no se convirtió en un segundo Oeste

Nosotros, los bebés posnatales del Este, hemos escuchado muchas historias de antes de 1989 y todavía hoy experimentamos cómo el Este y el Oeste se siguen diferenciando como áreas culturales o económicas - precisamente porque también tenemos muchas amistades cuyas familias provienen del Oeste. Hemos tenido maestros que gritaban enérgicamente "Sport frei" al principio de la clase de educación física o abuelas que leen SuperIllu. Términos como "Wessi" y "Ossi" fueron y son utilizados en las conversaciones familiares como algo natural.

Berlin Alexanderplatz – Aquí Alemania ya existe como unidad desde hace tiempo.
Berlin Alexanderplatz – Aquí Alemania ya existe como unidad desde hace tiempo. dpa

La enseñanza religiosa se impartía en la escuela primaria, pero en el noreste nadie asistía a las clases. 40 años de marxismo-leninismo ateo dejaron sus huellas. En cambio, tuvimos "clases de sustitución religiosa" o tejíamos "portavasos para mamá". A propósito mamá: la mía trabajaba fuera de casa, y no poco. Cuando una amiga de Mannheim, en el oeste de Alemania, me contó que su madre se había quedado en casa con ella y su hermana durante años para criarlos, me puse mal.

La primera generación sin Muro

Aunque la RDA está en mis huesos, crecí diferente de mis padres y abuelos. Fui el primer miembro de la familia sin insignia de pionero, el primero con bachillerato y estudios universitarios. El primero sin conocimientos de ruso, el primero que pasó un año escolar en el extranjero. El primero con amigos en toda Alemania y amistades en el mundo. El primer verdadero europeísta. 

Angie Pohlers
Angie Pohlers wurde 1989 in Neubrandenburg geboren. Sie arbeitet als Journalistin für die Berliner Tageszeitung „Der Tagesspiegel“.

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania?
Suscríbase aquí al boletín informativo