Quedarse

Alemania es la segunda patria de la escritora María Cecilia Barbetta. Aquí explica por qué.

María Cecilia Barbetta
María Cecilia Barbetta dpa

Zu-rück-blei-ben! Zurückbleiben!!!”  (“¡Retirarse! ¡Detenerse!”) El tono de orden en la estación de metro hace que se me pare el corazón. Me asusto y permanezco como petrificada, sin moverme del lugar. Las puertas se cierran, el metro en dirección a la universidad, que iba a tomar, se pone en movimiento. Sólo yo –como se me ordenó– permanezco en el andén vacío. Hoy hace ya 23 años que estoy plantada en Berlín. El año próximo habré pasado en esta ciudad la mitad de mi vida, a pesar de que entonces, en octubre de 1996, quería permanecer el relativamente breve tiempo necesario para escribir mi tesis de doctorado. ¿Cuál es la razón que me llevó a quedarme en Alemania, en lugar de, como había planeado, regresar luego del doctorado a Buenos Aires, al seno de mi familia argentina, con raíces en Italia y el Líbano, pero no justamente aquí? Descarto que la orden del personal del metro, repetida cada vez que partía un tren, haya sido lo que me hizo cambiar de idea, si bien también la burocracia municipal de Berlín cambió más tarde de opinión e introdujo un amable sistema de advertencia automatizada a través de altoparlantes.

Zu-rück-blei-ben: Friedrichstrasse, estación del metro de Berlín.
Zu-rück-blei-ben: Friedrichstrasse, estación del metro de Berlín. dpa

Metrópoli con corazón se leía en los folletos turísticos sobre Múnich. Luego del período de aclimatización en Berlín me convencí de que el eslogan oficial de la capital de Baviera era digno de ser aplicado a todo el país. En aquellos días lejanos, Alemania tenía Un Corazón para los Animales (nombre de una revista), Un Corazón para los Niños (campaña publicitaria en un periódico) y un corazón para mí. Me sentía bienvenida, por colegas que se interesaban por mi país de origen y por transeúntes a los que yo les dirigía la palabra preguntándoles por una librería de mujeres o un cine de autor. Lo que yo, socializada en América del Sur, había interpretado como frialdad o barrera en las relaciones humanas, resultó ser un gesto de respeto, el deseo de mi interlocutor de reflexionar detenidamente sobre lo que fuera necesario. Me inspiraba admiración, además, la profunda responsabilidad y la gran solidaridad de mujeres, seguras de sí mismas, que, por convicciones políticas, y a diferencia de las argentinas, no daban valor alguno a la depilación o al maquillaje. Me quedé anclada en Alemania porque todo lo que me rodeaba era fascinante y quería aprenderlo: el análisis crítico, la valoración del otro y el sentimiento de libertad.

He cambiado mucho, Alemania también. Recientemente me volví a paralizar, pero por razones diferentes a las de mi arribo. En un supermercado me adelanté con mi carrito de compras a un hombre joven y a su hija. ¿Cómo se me ocurría adelantarlo?, me increpó. Y agregó: “Tú no eres siquiera de Berlín”. Me trató de tú, luego de haberme desacostumbrado yo hacía eternidades al tuteo argentino. Si es que hoy negociamos en los más altos y pequeños niveles la pertenencia de seres humanos a una sociedad, abogo por fijar las fronteras allí donde corresponden. Al joven padre lo traté de usted, para que Berlín y Múnich, Dresde y Hamburgo, Leipzig y Bonn continúen siendo ciudades abiertas al mundo, donde puedan seguir viviendo y trabajando inmigrantes que, como tú y como yo, tienen un corazón para Alemania.

María Cecilia Barbetta nació en 1972 en la localidad de Villa Ballester, provincia de Buenos Aires, donde también creció y fue a un colegio alemán. Allí transcurre su novela “Nachtleuchten” (que será traducida al español y publicada por la Editorial Planeta/Emecé). En 1996 se trasladó a Berlín, en donde se afincó. Su primera novela, “Änderungsschneiderei Los Milagros” (2008), recibió, entre otros, el premio aspekte. Su segunda novela, “Nachtleuchten” (2018), sobre una época de grandes turbulencias políticas, recibió los premios Alfred Döblin y Chamisso/Hellerau. La novela ocupó en octubre de 2018 el primer lugar en la lista de mejores libros de la emisora de radio y TV Südwestrundfunk y fue incluída entre los últimos seis libros finalistas al Premio Nacional de Literatura Alemana en la Feria del Libro de Fráncfort (Shortlist Deutscher Buchpreis). María Cecilia Barbetta escribe en alemán.

(El texto ha sido traducido del alemán)

You would like to receive regular information about Germany?
Subscribe here: