Cómo salvar vidas con medios sencillos

El coronavirus aguza el ingenio: cómo universidades alemanas ayudan a superar la pandemia con pequeñas innovaciones.

Simulación con maniquí en la OTH Ratisbona
Simulación con maniquí en la OTH Ratisbona OTH Regensburg/Hilde Wagner

Se dice que la investigación lleva tiempo. En la crisis del coronavirus, científicos de las universidades alemanas demuestran lo contrario. A toda velocidad desarrollan innovaciones que podrían marcar la diferencia decisiva en la lucha contra la pandemia.

Universidad de Marburgo: “The Breathing Project”

El proyecto “Breathing Project” llevó apenas dos semanas desde el primer boceto hasta el producto listo para usar. La idea de 30 investigadores de la Universidad de Marburgo: desarrollar ventiladores económicos. Se crearon dos versiones. Una versión se basa en dispositivos que se utilizan para tratar a pacientes con apnea del sueño (trastorno común en donde la respiración se interrumpe o se hace muy superficial,  ampliamente disponibles en Alemania, y que pueden adaptarse fácilmente desde el punto de vista técnico. No son adecuados para los pacientes graves, pero podrían ser útiles en una fase posterior, dicen los médicos. La segunda solución está basada en bolsas autoinflables o ambúes (del inglés Airway Mask Bag Unit) para primeros auxilios: simples mascarillas de respiración, conectadas a través de un tubo a un pequeño globo que se aprieta con la mano. Recurriendo en parte a componentes que pueden comprarse en tiendas de bricolaje, los investigadores desarrollaron un dispositivo que comprime el globo mecánicamente. “El aparato puede ser construido en todo el mundo en talleres de automóviles”, dice el profesor de física Martin Koch. 

Universidad Técnica de Berlín: piezas de repuestas de la impresora 3D

A veces, vidas humanas dependen de una pequeña válvula: si esa pieza se desgasta, no se puede usar todo el ventilador. En ese contexto, la Comisión de la UE pidió apoyo a los expertos en 3D. Ben Jastram y sus colegas del Laboratorio 3D de la Universidad Técnica (TU) de Berlín lo encontraron interesante. “Teóricamente, es posible utilizar la impresión 3D para producir piezas de repuesto y salvar los cuellos de botella", dicen. La TU unió sus fuerzas con el Instituto Fraunhofer para la Investigación Aplicada de Polímeros, el Hospital Clínico Charité y varias empresas. Los socios están en contacto con varios miles de sistemas 3D en todo el mundo, de modo que las piezas pueden ser producidas allí donde se las necesita.

OTH Ratisbona: protección contra infecciones

Contacto inevitable: los médicos y el personal de enfermería corren un riesgo particularmente alto de infectarse con el virus SARS-CoV-2. El peligro es particularmente grande cuando se intuba y se practica la respiración artificial. Pero ¿dónde acecha exactamente? ¿Qué pasa cuando se pasa de la respiración artificial con una máscara al tubo? ¿O cuando un paciente tose? Un equipo de investigadores de la Universidad de Ciencias Aplicadas OTH Ratisbona está investigando esas cuestiones utilizando técnicas de medición óptica de flujo. Los investigadores usan maniquíes para simular la respiración normal y la tos. Mediante la visualización con humo y otros métodos pueden ver por dónde se escapa el aire de las máscaras faciales o respiratorias y cómo pueden distribuirse los virus en la habitación. El equipo, que para la serie de pruebas coopera con dos hospitales universitarios y el Centro Aeroespacial Alemán, utilizará los resultados para desarrollar recomendaciones que serán enviadas a los hospitales.

Beatmungssimulator: Puppe mit Maske in grünem Rauch
OTH Regensburg/Hilde Wagner

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.