La salud y la protección de las especies

La protección ambiental y la prevención de pandemias van de la mano. La viróloga Sandra Junglen explica por qué.

Sandra Junglen trabaja desde 2017 como viróloga en el Hospital Universitario Charité.
Sandra Junglen trabaja desde 2017 como viróloga en el Hospital Universitario privat

¿Puede una mayor protección de especies proteger a los seres humanos de las epidemias? En ello centra sus investigaciones la viróloga Sandra Junglen, que dirige el grupo de trabajo "Ecología de los nuevos arbovirus" (virus transmitidos por artrópodos) en el Instituto de Virología del Hospital Universitario Charité, en Berlín.  

Sra. Junglen, ¿qué investiga en su proyecto?

Investigamos cómo se propagan nuevas enfermedades infecciosas, centrándonos en los virus transmitidos por mosquitos. Queremos comprender cómo tienen lugar los procesos iniciales de propagación, es decir, entender cómo funciona exactamente la transmisión de nuevos virus a los seres humanos. Sabemos que alrededor del 70 por ciento de las enfermedades infecciosas se originan en animales. Pero ¿qué es exactamente lo que lleva a la transmisión de virus y otros agentes patógenos a los seres humanos? Todavía se sabe muy poco sobre ello.

¿En qué situaciones se produce la transmisión a los seres humanos?

La transmisión se produce siempre a través de un contacto que antes no existía. Por ejemplo, cuando seres humanos se desplazan a ecosistemas en los que antes no vivían y entran en contacto con animales salvajes.

¿Qué papel desempeñan la protección del medio ambiente y la biodiversidad en la prevención de las epidemias?

Los ecosistemas intactos albergan numerosas especies animales y vegetales, cada una de las cuales cumple una tarea específica, creándose así un equilibrio ecológico. Pero las especies tienen diferentes capacidades para adaptarse a cambios. Algunas especies se adaptan bien a los cambios ambientales, otras se extinguen.

Si el ser humano altera ese equilibrio, es posible que, por un lado, se extingan especies y, por otro, se produzca una superpoblación de las especies que se adaptan más fácilmente. Todos los animales son portadores de patógenos y diferentes virus. En la superpoblación, los virus encuentran más huéspedes para propagarse. La densidad infecciosa de los agentes patógenos aumenta, pudiendo así ser transmitidos más fácilmente a los seres humanos a través del contacto.

 Sandra Junglen
Sandra Junglen

¿Qué políticas son necesarias para evitar la propagación de virus peligrosos?

Por un lado, debemos proteger mejor nuestros ecosistemas para preservar la biodiversidad. También sería importante restringir el comercio de animales silvestres, porque estos ponen a los seres humanos en contacto directo con posibles agentes patógenos, lo que lleva a que puedan ser transmitidas y propagadas nuevas enfermedades infecciosas.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.