Socios para el futuro

El primer encuentro internacional de exalumnos PASCH, en Berlín.

PASCH - PASCH-Alumni in Berlin

Burkina Faso, Mongolia o Brasil: los exalumnos llegaron de todo el mundo para pasar juntos dos días en Berlín. En “talleres de futuro” quieren intercambiar ideas acerca de cómo pueden permanecer mejor en contacto. Las mejores ideas, presentadas ya antes en el marco de un concurso serán premiadas. La mayoría de los exalumnos no se conocen aún entre sí, pero todos tienen algo en común: han sido alumnos de un colegio PASCH, uno de hoy 1.800 colegios de 120 países integrantes de la red “Los colegios, socios para el futuro” (PASCH). En esos colegios, el idioma alemán desempeña un papel especial. Por eso no puede sorprender que durante el encuentro de exalumnos en Berlín se hable alemán y no inglés.

“Es muy hermoso estar aquí”, dice Luana Misi Lopes, de Brasil. “A todos nos vincula de inmediato algo en común: todos aprendimos alemán y muchos hemos logrado venir a estudiar a Alemania. En este grupo me siento absolutamente comprendida”, agrega. Es la primera reunión de exalumnos PASCH. En Berlín, 120 jóvenes de 43 países reflexionan juntos acerca de cómo fortalecer la red de exalumnos. En una gran sala se dividen en grupos y escriben sus ideas sobre una gran hoja de papel. La mayoría trabaja en ideas en línea. ¿Cómo podemos transmitir nuestros conocimientos a la próxima generación?, ¿qué materiales podemos elaborar? y ¿cómo permanecemos en contacto entre nosotros?

Otro objetivo es que los exalumnos relaten cuál ha sido su desarrollo personal, si el colegio PASCH los ha preparado bien para la vida después del colegio.

Más colegios quieren formar parte de la red PASCH

La iniciativa PASCH fue creada en 2008 por Frank-Walter Steinmeier, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, y es implementada por la Central de los Colegios en el Extranjero (ZfA), el Goethe-Institut, el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) y el Servicio de Intercambio Pedagógico (PAD). Al comienzo, los colegios PASCH fueron 500, hoy son más de 1.800. Actualmente, unos 600.000 alumnos aprenden alemán en colegios PASCH. Los colegios PASCH se comprometen a integrar la enseñanza del alemán en sus planes de estudio y a contratar profesores de alemán que se perfeccionen continuamente. “Para nosotros es importante que un colegio PASCH tenga una función de faro y sea un modelo para otros colegios de la región”, dice Heike Uhlig, directora del Departamento de Idioma Alemán en el Goethe-Institut. “Eso funciona ya muy bien y otros colegios se convencen de que vale la pena ofrecer cursos de alemán”. Cada vez más colegios en todo el mundo desean transformarse en colegios PASCH e integrar en sus planes de estudio la enseñanza del alemán, agrega Uhlig.    

Los colegios PASCH pueden conceder dos becas por año a alumnos para viajar a Alemania y participar en un curso para jóvenes. Muchos de los exalumnos presentes en Berlín ya habían participado anteriormente también en el curso para alumnos. También Kokou Hlomewu, de 19 años, de Togo, que tiene gratos recuerdos de su primera visita a Alemania. “Había simpáticos jóvenes de todo el mundo. ¡Fue magnífico!”, dice. La beca para el curso es un importante componente del programa. Así lo demuestra una cartulina en la sala de reuniones, en la que los exalumnos compartieron sus recuerdos. “Amigos para toda la vida”, se lee, y “¡este viaje no lo olvidaré jamás!”.

Muchos exalumnos estudian en Alemania

La mayoría de los graduados de colegios PASCH vuelven a Alemania, a veces, también para quedarse algún tiempo. Luis Oehme, de Bolivia, desea formarse como técnico comercial; Maryna Mikhalchuk, de Bielorrusia, estudia ciencias del teatro en Múnich y Luana Misi Lopes, de Brasil, estudia administración de empresas en Berlín. “El comienzo fue difícil”, dice Luana Misi Lopes. “Sola, lejos de la familia, no es fácil estudiar en un idioma extranjero. Pero después me sentí muy fuerte, con la sensación de que ya no había límites para mí, que lo podía lograr todo”.

Cuando todo sale como en el encuentro de exalumnos en Berlín, Joachim Lauer, director de la Central para Colegios en el Extranjero, sabe que el proyecto PASCH es todo un éxito. “Los jóvenes deben sentir que con nuestro apoyo está preparados para estudiar en Alemania. Y si terminan sus estudios exitosamente, estamos seguros que hemos sentado un buen fundamento”.

Para facilitar las cosas para la próxima generación y para que esta se beneficie de las experiencias de quienes ya estuvieron en Alemania, los exalumnos aspiran a interconectarse mejor en red y darles consejos a los más jóvenes. Los exalumnos reflexionaron ya en las pasadas semanas cómo desarrollar una red más fuerte. Maryna Mikhalchuk, de Bielorrusia, por ejemplo, tuvo la idea de crear un “couchsurfing” solo para exalumnos PASCH. “A todos los jóvenes les gusta viajar, por lo que será fácil organizarnos en red”, dice. Por esa idea ganó el concurso “Proyecto del Año de Exalumnos”. Otros ganadores fueron sendos grupos en torno a Kokou Hlomewu, de Togo, y Dulguun Batmunkh, de Mongolia. Ambos quieren realizar eventos en sus propios países. Hlomewu sobre el tema de las migraciones; Batmunkh sobre el aprendizaje del idioma alemán. Cada uno de los ganadores recibe 2.000 euros para llevar sus ideas a la práctica. “Queremos que permanezcan vinculados con nosotros”, dice Heike Jantsch, subjefa de la división Red del Idioma Alemán y PASCH en el Ministerio de Relaciones Exteriores “porque son nuestros socios del futuro”.

Más sobre los ganadores del Proyecto Exalumnos PASCH aquí